El Bitcoin ya es de curso legal en El Salvador. Legisladores de Panamá, Paraguay y Argentina preparan propuestas de ley

El presidente de ese pequeño país centroamericano, Nayib Bukele, anunción que el Bitcoin ya es de curso legal en El Salvador. Bukele utilizó la enorme mayoría de su partido en la Asamblea Legislativa para aprobar rápidamente su propuesta de ley que entrará en vigor en 90 días. De esta forma, El Salvador se convirtió en la primera nación del mundo en aceptar oficialmente las criptomonedas como medio de pago. Argentina, Panama y Paraguay tienen proyectos de ley similares.

A día de hoy El Salvador no cuenta con una red de comercios que trabajen con criptomonedas. Solo en la playa El Zonte, al sur del país, es posible adquirir diferentes tipos de productos con pagos en criptodivisas. Además, en el país solo el 45% de las personas accede a Internet y más del 90% de los hogares en el campo no cuentan con conexión a la red, según un reporte de 2020 del Banco Interamericano de Desarrollo.

El FMI lanza una advertencia encubierta contra la “Ley Bitcoin” de El Salvador

Funcionarios del FMI alegaron que países que adoptan criptomonedas como monedas nacionales o de curso legal, corren riesgo de que los precios nacionales sean muy inestables. También que los activos se utilicen de forma contraria a lo que dictan las medidas contra el lavado de capitales y la financiación del terrorismo. Además de tener problemas relacionados con la estabilidad macroeconómica y el medio ambiente.

“Si los bienes y servicios se cotizan tanto en una moneda real como en un criptoactivo, los hogares y las empresas dedicarían mucho tiempo y recursos. Estos para elegir qué dinero conservar en lugar de dedicarse a actividades productivas”, expresaron los funcionarios. “Los ingresos del gobierno estarían expuestos al riesgo del tipo de cambio si los impuestos se cotizan por adelantado en un criptoactivo. Esto mientras que los gastos permanecen mayoritariamente en la moneda local, o viceversa”.

También afirmaron que la política monetaria perdería fuerza, insinuando que la adopción masiva de criptomonedas disminuye la credibilidad de cualquier país que adopte un activo. También señalaron las “grandes fluctuaciones de los precios de las criptomonedas”.

Aunque la publicación del FMI no se refiere específicamente a El Salvador, que comenzará a aceptar a Bitcoin como moneda de curso legal en septiembre. Los funcionarios dijeron que convertir cualquier criptomoneda en una moneda nacional “es un atajo desaconsejable” para conseguir servicios financieros más inclusivos.

Ambos incluyeron afirmaciones sobre los riesgos medioambientales de la minería de criptomonedas. Aunque el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ha dicho que planea aprovechar la abundante energía geotérmica de la nación centroamericana para generar bloques de Bitcoin.

El proyecto de ley que pretende convertir las criptomonedas en alternativa al peso en Argentina

En Argentina se debatirá un nuevo proyecto de ley para convertir al bitcoin y otras criptomonedas en alternativa al peso en las nóminas de los trabajadores. El principal propulsor de este proyecto de ley ha sido el diputado nacional José Luis Ramón. Mismo que tras presentar este proyecto declaró que esta iniciativa “nace de la necesidad de promover una mayor autonomía y gobernanza del salario. Esto sin que implique una pérdida de derechos o una exposición a situaciones de abuso en el marco de la relación laboral”, sostuvo.

Según plantea el escrito presentado, “esta medida, además de fortalecer la autonomía de los trabajadores en relación de dependencia y autónomos, les ofrece un mecanismo moderno. Mismo para conservar el poder adquisitivo de su remuneración sin que implique su conversión en divisas como la Ley 27.541 busca desalentar. Asimismo, este proyecto permite a los trabajadores autónomos conservar el poder adquisitivo de su remuneración en el proceso de su ingreso al país”.

Con este mensaje, el proyecto busca ganar el apoyo de un pueblo que lleva décadas sufriendo la pérdida de poder adquisitivo. Mismo que es producto de una inflación que se mantiene en niveles muy elevados y de la fuerte volatilidad del peso argentino. Las fuertes deprecaciones que ha sufrido el peso en diferentes periodos han hecho mella en el poder adquisitivo de los argentinos. Mismos que pese a las subidas nominales de los sueldos, cada año tienen problemas para mantener su poder de compra real. Con cada peso se compran cada vez menos bienes y servicios.

Características de la Ley Bitcoin en El Salvador

El artículo 7 de la ley establece que todos los agentes económicos en El Salvador tienen que aceptar al bitcoin como forma de pago para cualquier producto y servicio.  Por ejemplo, para comprar productos en un supermercado, la persona podrá adquirirlos tanto en dólares estadounidenses, que es la otra moneda en curso en El Salvador, como en bitcoin. El tipo de cambio entre el dólar y el bitcoin lo establecerá el mercado.

El presidente Bukele aclaró que su gobierno creará una billetera digital propia. En ella, las personas podrán cambiar los bitcoins por dólares y viceversa. Los desarrolladores de la aplicación Strike serán los responsables de crear dicha billetera.

La ley de bitcoin en El Salvador también contempla que el gobierno formará un fideicomiso. De acuerdo con Bukele, este fideicomiso será de 150 millones de dólares. Este fideicomiso estará bajo el control del Banco de Desarrollo de El Salvador y apoyará la billetera digital creada por el gobierno. Gracias a este fondo, los salvadoreños podrán canjear, de manera automática, los dólares en bitcoins.

Incentivos para los inversores de criptomonedas

“Tienen que aceptar el bitcoin como moneda de pago, pero no el riesgo. Trasladarán ese riesgo al gobierno que puede convertirse en un beneficio o una pérdida, según cuál sea la fluctuación del bitcoin. Así que ese fondo va a estar sostenido por algunas pérdidas y algunas ganancias, pero no importa, porque el propósito de ese fondo no es hacer dinero”, aclaró Bukele en Twitter.

El gobierno de Bukele anunciando que el Bitcoin ya es de curso legan en El Salvador espera atraer al país a inversores en criptomonedas. En su cuenta en Twitter, el mandatario aseguró que El Salvador era una de las pocas naciones en el mundo que no colocaba impuesto a la propiedad. Tampoco habrá impuestos sobre las ganancias de capital en bitcoin. Para completar el paquete de ofertas, los que inviertan bitcoin en la economía salvadoreña recibirán, de inmediato, la residencia permanente.

Bitcoin ya es de curso legal en El Salvador

Bitcoin ya es de curso legal en El Salvador

Que significa que el Bitcoin ya es de curso legan en El Salvador

La ventaja más evidente es que, mediante las transacciones de bitcoin, los salvadoreños podrán ahorrarse las comisiones de intermediarios en las remesas que reciben, sobre todo de Estados Unidos. Estas comisiones incluso llegan hasta un 30% del dinero enviado, aseveró Bukele. En 2020, el país recibió cerca de 6.000 millones de dólares en remesas. La cifra podría crecer al reducirse las comisiones.

Otra ventaja es que en El Salvador casi el 70% de la población no tiene una cuenta bancaria. Las criptomonedas ayudarán a que mejore la inclusión financiera de la ciudadanía.

Riesgos de utilizar el bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador

La gran preocupación sobre esta ley radica en la volatilidad del bitcoin. En abril llegó a cotizarse a más de 60.000 dólares; mientras, ahora, en junio, su valor apenas sobrepasa los 33.000 dólares. Esta enorme fluctuación puede provocar una situación caótica en el país.

Otro de los principales riesgos de aprobar con tanta rapidez el bitcoin en El Salvador es la falta de información sobre cómo ocurrirá ese proceso. Hasta el momento el gobierno no ha compartido datos sobre cómo se implementará esa criptomoneda en el país.

De acuerdo con varios economistas, este hecho hará que aumente el perfil de riesgo internacional de El Salvador. Además, también puede subir las tasas de intereses. Otro posible riesgo es que el país se convierta en un paraíso para que las mafias laven su dinero. De acuerdo con la nueva ley aprobada, los intercambios en bitcoin no tendrán que pagar impuestos sobre las ganancias de capital. Por tanto, si una persona natural o jurídica pasa todas sus transacciones a bitcoin de inmediato quedará exenta del pago de tributos.

A partir de esa decisión es posible que El Salvador sea incluido en algunas listas negras de organismos internacionales como paraíso fiscal.

BCIE apoyará a El Salvador a regular uso de bitcoin

El presidente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), anunció que la entidad brindará asistencia técnica a El Salvador. Esto para regular el uso del bitcoin, luego de que el Congreso de ese país autorizara el curso legal de la criptomoneda. El BCIE “está acompañando a El Salvador en esta nueva e innovadora política de la adopción de la criptomoneda denominada Bitcoin para uso legal”, declaró Mossi. Esto durante una conferencia virtual con la prensa.

A solicitud del gobierno salvadoreño, el ente financiero está “preparando un paquete de asistencia técnica para asegurar tener todos los expertos”. Esto para apoyar al Ministerio de Hacienda y al Banco Central de Reserva (BCR), explicó.

El Congreso de El Salvador aprobó el 9 de junio la ley que convertirá el bitcoin en moneda de curso legal en el país en septiembre. Esto cuando entre en vigencia la medida, haciendo que esta nación sea la primera en adoptar una criptomoneda con la que busca dinamizar su economía, dolarizada. En cuanto a si el BCIE aceptará pagos mediante la criptomoneda, Mossi aclaró que “todos los préstamos del banco están denominados en dólares”.

El presidente del BCIE también advierte que “en el anonimato de las criptomonedas puede haber malos jugadores”. Por eso es necesario adoptar “un marco regulatorio que permita al gobierno tener control” de quiénes las usan. En la economía dolarizada de El Salvador, las remesas que envían salvadoreños desde el extranjero equivalen al 22% de su Producto Interno Bruto (PIB). En 2020, las remesas sumaron 5.918,6 millones de dólares, un incremento del 4,8% con respecto a 2019, según informes oficiales.

Legisladores de Paraguay y Panamá preparan propuestas para adoptar al bitcoin

Congresistas de Paraguay y Panamá preparan propuestas legislativas para adoptar al bitcoin como moneda de curso legal. Estos movimientos ocurren en el mismo momento en que El Salvador dio el primer paso, al aprobar, en tiempo récord, el empleo del bitcoin para todo tipo de pagos de productos y servicios.

Estas propuestas de leyes buscan que las criptomonedas formen parte del sistema financiero y de la política monetaria de ambos países. De acuerdo con el diputado panameño Gabriel Silva, ellos tendrán que adoptar decisiones similares a las de El Salvador para no quedarse rezagados en el desarrollo tecnológico.

“Si queremos ser un verdadero hub de tecnología y emprendimiento, tenemos que apoyar las criptomonedas. Estaremos preparando una propuesta para presentar en la Asamblea. Si están interesados en construirla me pueden contactar”, escribió Silva en su cuenta en Twitter.

En Paraguay, el diputado Carlos Rejala aseveró que su país podría beneficiarse del ecosistema de las criptodivisas, por ser un mercado que mueve dos billones de dólares. La introducción de la ley permitiría mejorar el envío de remesas hacia Paraguay, así como facilitaría la llegada de nuevas inversiones.

Según Rejala, el PIB paraguayo podría tener un crecimiento de doble dígito anual si las empresas de criptomonedas invirtieran en el país. Legisladores argentinos y brasileños también han expresado su interés por las criptomonedas.

Por ejemplo, el congresista brasileño Fabio Ostermann cambió su foto de perfil en Twitter por una imagen en la que aparece con los ojos láser. Esta es una acción que han seguido, en esa red social, las personas que son defensoras de las criptomonedas. Una acción similar adoptó el congresista Gilson Marques quien, además, añadió en su perfil la etiqueta #bitcoin.

En Argentina, Francisco Sánchez, diputado por Neuquén, también modificó su foto de perfil por otra en la que se ve con los ojos láser.