Autos y caviar impulsan la economía de Madagascar y este nuevo modelo podría servir de ejemplo para los países de América Latina, frente a la crisis económica internacional y la inestabilidad política.

La isla, ubicada en el sureste de África, ha encontrado en la industria automotriz y en la producción de caviar dos sectores que podrían impulsar el desarrollo y la economía de Madagascar, que es la cuarta isla por tamaño al mundo.

[mappress mapid=”3″]

Muchos se sorprenderán con este dato, pero es verídico: la industria automotriz de Madagascar ha existido por cuatro décadas. En la actualidad, esta industria es capaz de producir autos, poco atractivas, pero adecuados a las características propias de las vías en ese país, que no están precisamente en buen estado y, además, genera empleos y dividendos a la economía de Madagascar.

¿Como comenzó la fabricación de autos en Madagascar

Todo comenzó en la década del ochenta, cuando Didier Katsikara puso en práctica un proceso de industrialización que llevó al país a fabricar autos, barcos y hasta aviones, con la ayuda de la extinta Unión Soviética. En 1984 apareció la primera marca local de autos, “Karenjy”, cuyo significado en el idioma local es “paseo”.

Esta marca produjo tres modelos de autos: Iraka, Faoka y Mazana. De ellos, solo el último se sigue produciendo y tiene muy buena aceptación entre los habitantes, porque al ser tan rústico sobrevive a las malas condiciones de los caminos en el país. Cualquier otro auto perdería varias partes al tomar una de esas “carreteras”; sin embargo, los Mazana garantizan la movilidad de las personas.

Una curiosidad poco divulgada es que el Papamovil que utilizó Juan Pablo II en su visita a la isla fue de fabricación local.

En 2009 Madagascar reanudó la producción de autos

Después de la apertura democrática, la industria automotriz sufrió un serio descenso. La fábrica de los Karenjy quebró. Durante una década estuvo abandonada, hasta que en 2009 la empresa franco-malgache Le Relais hizo una fuerte inversión y rehabilitó la fábrica.

En un inicio, Le Relais prefirió producir únicamente pequeños equipos agrícolas; pero, a partir de 2009, la empresa retomó la producción de autos. De la fábrica salen actualmente entre 3 y 4 vehículos Karenjy al mes, con tracción en las cuatro ruedas y un motor diésel de Peugeot, de 1,6 litros, en modelos “Endurance”, “Prestige” y “Essential”, los cuales apuntan a diferentes áreas de la economía como el turismo, el transporte y la producción.

El caviar de Madagascar es moda en los grandes restaurantes de París

Otro sector interesante de la economía de Madagascar es el de la producción de caviar. En el lago Mantasoa, a una altitud de 1400 metros sobre el nivel del mar, se encuentra la única granja de caviar de África.

Esta granja la formaron tres empresarios franceses, en 2009. Ellos lograron aprovechar el agua fresca del lago y también la mano de obra barata que consiguen en el país. Cerca del lago están los estanques de incubación de los esturiones y la fábrica de procesamiento, donde trabajan entre 200 y 300 personas.

Este año, la empresa piensa producir casi 5000 kilos para la exportación, principalmente a Francia, pero también a Estados Unidos y a la isla de Reunión. Cada kilogramo de caviar tiene un precio aproximado de 700 euros y ya es moda en la cocina francesa. El mercado del caviar crece a un ritmo anual del 7% y para 2025 podría acercarse a los 600 millones de dólares, de acuerdo con la empresa de consultoría Adroit Market Research.