Comprar casa en 2021 mientras el mundo vive una de las peores crisis económicas de la historia es un buen momento y te explico porqué

El mundo vive una de sus peores crisis económicas en décadas, por causa de la pandemia del coronavirus; sin embargo comprar casa en 2021 es un buen negocio, si es para vivirla. En países como Turquía, Filipinas y Alemania se ha disparado el precio de las casas. ¿Cómo entender este boom inmobiliario si, supuestamente, las personas tienen menos dinero?

De acuerdo con diferentes organismos, entre ellos el Fondo Monetario Internacional, la contracción económica global en 2020 será del 4,9%. Pero este impacto económico no ha afectado por igual a las familias. Mientras algunas se ajustan para tratar de pagar sus hipotecas, otras siguen comprando casas.

Este crecimiento en las ventas del sector inmobiliario se debe a que las tasas de interés de los créditos hipotecarios, en diferentes países, muestran actualmente los niveles más bajos en años.  Así que si, si quieres comprar tu casa el 2021 es un buen momento. Pero atención estoy hablando de comprar tu vivienda, para habitarla y no invertir en casas o apartamentos que, hemos visto, con la pandemia ha sido un pésimo negocio.

Panamá, la gran oportunidad a nivel mundial de inversión en el sector inmobiliario

El sector inmobiliario panameño se ha distinguido por su dinamismo. La revista americana, “International Living”, enfatizó que incluso en la Ciudad de Panamá los precios inmobiliarios son relativamente bajos.  Actualmente un inversionista local debe abonar un 10% de cuota inicial, mientras que el extranjero un 30%.

Panamá es un territorio de total libertad económica, siendo un destino perfecto para empresarios y ejecutivos que buscan apostar por un mercado estable. Entre los factores positivos destacamos: La economía de Panamá crece de manera constante pese a la crisis. Según el Fondo Monetario Internacional, la tasa de crecimiento promedio en los últimos diez años es del 8%. La Inversión extranjera está protegida. El Código Civil, la Constitución y la “Ley de Inversión Extranjera” brindan garantías para que los inversionistas gocen de los mismos derechos que los panameños. El mercado inmobiliario está regulado. La industria inmobiliaria panameña está organizada de manera segura para garantizar la protección de la inversión.  Panamá ocupa el séptimo lugar a nivel internacional en accesibilidad a servicios financieros y décimo tercer lugar en acceso al crédito.

Invertir en Panamá tiene otros beneficios adicionales a su potencial económico, ya que sigue siendo un país seguro y estable comparado con otros de la región. Su infraestructura está en constante mejora y cuenta con un clima muy favorable y con incentivos fiscales relacionados con las inversiones. Panamá tiene una posición codiciada en el mercado estratégico de arrendamiento y venta de bienes raíces. A diferencia de otros países, la industria del sector terciario se ha ajustado de acuerdo a las necesidades de los inversionistas inmobiliarios. Si este interés se mantiene con el tiempo, Panamá puede lograr una mejor posición en esta industria altamente competitiva a nivel mundial.

Así es la mini casa de 50 mil dólares en la que vive Elon Musk

El fundador de Tesla vive actualmente en una mini casa de poco más de 34 metros cuadrados y esta ha sido desde siempre mi teoria. Los apartamentos pequeños son como cheques de gerencia, son faciles de mantener, alquilar y vender. Musk ha optado para algo cerca de la base de su compañía SpaceX, y la vivienda cuenta con una única estancia. Las mini casas han ido ganando popularidad en los últimos años por facilitar el acceso a la vivienda a las personas con menos recursos. Y ofrecer además una alternativa más sostenible gracias a su eficiencia energética y su menor impacto sobre el medio ambiente.

Tras prometer desprenderse de casi todas sus posesiones materiales, incluidas residencias que tenía repartidas alrededor del mundo, Elon Musk ha optado por este tipo de construcciones. Esto para establecer su nuevo hogar en Boca Chica, Texas. Cerca de la base donde SpaceX realiza el lanzamiento de los cohetes con los que espera colonizar Marte en un futuro.

El pasado mes de junio se encargó de compartir esta información en Twitter, para revelar que la casa en cuestión cuesta alrededor de 50 mil dólares. Y ni siquiera es de su propiedad, ya que en realidad se la renta a su propia compañía. “Es bastante increíble, la verdad”, añadió para aclarar que había quedado encantado con el cambio.

Se tuvo acceso a los planos de la vivienda, que habría sido construida por la empresa Boxabl. El interior consiste en un espacio cuadrado sin tabiques ni zona loft, algo habitual en este tipo de diseños. Mismos que sirven para instalar la cama, en el que se encuentran tanto la cocina, como la zona de estar y el dormitorio. El cuarto de baño es el único espacio separado del resto.

En las crisis siempre hay dos caras de la misma moneda

Durante el 2020 hemos constatado que uno de los sectores más penalizados de la economía ha sido el de alquileres de vivienda. Sea los apartamentos de renta vacacional, sea los de largo plazo o vivienda han sufrido pérdidas.

No hubo turismo y muchos inquilinos han parado de pagar los alquileres, amparados por leyes proteccionistas. Los propietarios han continuado a pagar impuestos, gastos de condominio y en muchos casos los servicios que utilizaban los inquilinos morosos.

Así que podemos decir que invertir en propiedades se ha revelado un pésimo negocio. Por otro lado se ha abierto una puerta a los que no han perdido el trabajo y desean comprar su vivienda.

Comprar casa en 2021, para vivienda, es un plan con mucho futuro

En estos tiempos tan convulsos, invertir en tu vivienda resulta más atractivo que colocar dinero en otros sectores. Mientras más bajas sean las tasas de interés bancario, entonces más fácil es adquirir tu vivienda. Es el momento de aprovechar, si no has perdido el trabajo, para financiar tu vivienda o adquirirla con leasing (alquiler con rescato) o opción de compra.

De acuerdo con la empresa especializada Global Property Guide, el precio de las casas aumentó en al menos 38 mercados de todo el mundo. Quien sabe en tu país todavía no ha llegado esta hola y los precios de las propiedades son de oportunidad.

En Estados Unidos, por ejemplo, el precio de las viviendas aumentó en el segundo trimestre de este 2020 hasta un 5% con relación a igual período del año pasado. Solo en julio la venta de viviendas creció un 24,7% en comparación con junio. Las personas con ahorros guardados han aprovechado para adquirir su vivienda, oficina o negocio. Gracias, también, al hecho de que la Reserva Federal estableció tasas de interés casi de cero.

Latinoamérica está con precios estacionarios o en bajada

Mientras, en Turquía el precio de la vivienda tuvo un notable incremento hasta de un 25%. En Filipinas ese aumento fue del 14% y en Alemania y Eslovaquia del 11%. En Latinoamérica, solo México apareció entre los primeros países con alza en los precios, al registrar un aumento del 5% en el valor de la vivienda. En Venezuela encuentras casas de lujo por 40K y puedes comprarlas con Bitcoin.

Una de las tendencias más interesantes en este boom inmobiliario es que ha crecido el interés por casas de mayor tamaño, situadas en zonas suburbanas. En un contexto donde ha aumentado el teletrabajo, por causa del coronavirus, ahora las personas no tienen la necesidad de vivir en las ciudades. Entonces prefieren viviendas más espaciosas, por menos dinero.

El alza de precios en las viviendas no ha llegado a todas partes

El aumento de precios en las viviendas no es un fenómeno totalmente global. En varios países, el precio de una casa o apartamento ha descendido mucho.

Por ejemplo, en el segundo trimestre de 2020, el costo de una vivienda en Egipto cayó en un 17% en comparación con similar período de 2019. Mientras, en Paquistán el descenso fue del 4%, al igual que en Puerto Rico.

Un elemento a valorar es que las variaciones de precios dentro de un país son diferentes entre las ciudades. Las grandes urbes siguen manteniendo precios superiores a los de ciudades pequeñas o zonas geográficas que tienen poco desarrollo.

Por qué se dispara el precio de la vivienda en Europa en medio de la crisis económica

La crisis económica generada por el covid-19 ha vapuleado la economía europea. El PIB de la zona euro se ha hundido un 6,6% en 2020 y el de España un 10,8%, cifras sin parangón en tiempos de paz. Además, la economía se ha vuelto a contraer (doble recesión) en el primer trimestre de 2021. Sin embargo, estos datos contrastan con el fuerte auge de los precios de la vivienda en gran parte de Europa (un 5,1% según la Comisión Europea). Se habla de escasez de vivienda y precios disparados en Holanda, Alemania, Dinamarca. Mientras que en España el precio de la vivienda ha comenzado a repuntar tras la ‘tensa calma’ de 2020.

Son muchas las razones que pueden explicar este desacoplamiento entre los precios de la vivienda y la economía real. Por un lado, las políticas sin precedentes de bancos centrales y gobiernos para contrarrestar el golpe de la crisis han protegido a la población.

Por otro lado, la crisis sí ha tenido impacto en la construcción de nueva vivienda. La inversión es un componente del PIB que suele sobre reaccionar a los movimientos de la economía. Con la recesión, la construcción de vivienda nueva ha quedado casi congelada, lo que restringirá aún más la oferta y presionará al alza los precios. La caída de la actividad económica viene acompañada de un alza de los precios de la vivienda, impulsada por una oferta contenida y una demanda inversora. Que busca en la rentabilidad de la vivienda una suerte de refugio a esta era de tipos de interés bajos.

Así se calcula la rentabilidad de una inversión en vivienda

En cualquier inversión es importante tener clara la rentabilidad que se espera obtener. El caso de comprar casa en 2021 no es distinto, pero el cálculo puede ser un poco más complicado. Esto ya que hay una serie de gastos (en la compra, pero también recurrentes) que lo hacen un poco más elaborado.

Para comprar una vivienda hay que tener en cuenta que hay unos gastos asociados que no existen con otros activos. Por un lado, están los impuestos (IVA o ITP, dependiendo de si es nueva o usada) y los gastos de notaría y registro de propiedad. También hay que contemplar si la vivienda necesita una reforma para ponerla en alquiler. El IVA es un 10% y el ITP depende de cada Comunidad Autónoma, que puede variar entre el 6% y el 10%. Existen unos casos en los que puede ser incluso menor pero normalmente son para vivienda habitual, lo cual no aplica en este punto.

Aparte de estos gastos, la vivienda cuenta con unos gastos fijos: la cuota de la comunidad, el IBI, seguros, gastos de mantenimiento y la cuota hipotecaria. Los gastos de suministros normalmente no se tienen en cuenta para el cálculo de la rentabilidad ya que se suelen repercutir al cliente. También se puede hacer con la cuota de la comunidad y el IBI, pero no suele ser habitual.

Por tanto, para realizar el cálculo de rentabilidad hay que tener todo esto en cuenta. De lo contrario estaremos sobrestimando la rentabilidad de la vivienda.