La inseguridad es un término muy común que se utiliza de diversas formas. Analicemos el tema de la inseguridad, opina y comenta.

Opinión de Behija Hasanbašić sobre el capitalismo y la inseguridad de hoy

En su largo y accidentado viaje evolutivo, el hombre ha estado – y sigue estando – atravesado por situaciones impredecibles a sus ojos, fuera de control, provocadas por factores externos, fuera de su control y que condicionaron su destino.

Esta circunstancia, obviamente, crea una sensación de inseguridad en la existencia presente y futura, tanto individualmente como en conjunto. Una vez establecido este marco general común, la incertidumbre, sin embargo, tiene un contenido diferente, según el momento histórico. Esto se ve claramente cuando nos ocupamos de los fenómenos de la vida económica.

El proceso de trabajo y producción, a partir del cual la humanidad ha creado los cimientos y las bases materiales para su desarrollo, está lejos de ser lineal e indoloro. Está inundado de crisis que alimentan los miedos, inseguridades y dudas sobre el futuro. Pero estas crisis, en los modos de producción anteriores al capitalismo, se debieron en gran parte a causas naturales. Las heladas o la sequía, por ejemplo, condenaron a la población al hambre y la muerte.

Los diversos fenómenos de la naturaleza han condicionado la existencia humana. Las cosas toman un giro completamente diferente en cuanto llamamos la atención sobre cualquier fenómeno de la vida económica moderna. Todos sabemos cómo el estallido de la crisis económica y financiera aterroriza a todos los países modernos.

Etapas de prosperidad y crisis

Las etapas de prosperidad van acompañadas de crisis violentas, que dan paso a la recesión y la depresión. Esto va de la mano de la caída de precios (deflación), la caída de la actividad y la demanda económicas, las quiebras y cierres de empresas, el desempleo y una fuerte caída del poder adquisitivo de la población.

La forma en que se anunció la crisis es en sí sugerente. El lenguaje que suelen utilizar los periódicos especializados cuando se habla de la crisis está plagado de frases como: “el mundo empresarial, hasta ahora tranquilo, comienza a cubrirse de nubes oscuras”. Este estilo periodístico revela poco más que la circulación literaria y la propensión a las metáforas de los analistas de sitios financieros; es típico de la actitud ante la crisis, como si fuera el resultado de la ley natural.

Así, los pueblos de la antigüedad y la Edad Media esperaban la peste y el hambre, la misma ansiedad y desamparo ante una prueba difícil. El trueno es un evento causado por elementos físicos. Pero, ¿qué es una crisis moderna? Consiste en producir demasiados bienes. No hay clientes y por eso la industria y el comercio se están deteniendo. La crisis moderna no proviene de una fuerza o factor externo, sino interna, inherente a la propia organización social.

Declive capitalista: capitalismo y la inseguridad

Al mismo tiempo, sabemos que la crisis es un verdadero flagelo de la sociedad moderna, esperada con horror, sufrida por la desesperación y que nadie la quiere (incluidos los propios capitalistas) sin embargo esto está sucediendo.

En resumen, la crisis del capitalismo surge por causas puramente sociales. Además, hay otro hecho paradójico: en lugar de ser provocados por la falta de productos, los producen en abundancia. Nos enfrentamos a una crisis de sobreproducción y sobreacumulación de capital. Hay un excedente de alimentos no digeribles y productos básicos que se apiñan en los almacenes y tiendas, mientras que capas de la población mueren de hambre.

Esta paradoja, por supuesto, viola el sentido común, porque es fácil explicar que alguien se muere de hambre cuando tenemos suministros completos. En un sentido lógico, la conexión entre causa y efecto se rompe. Bajo el capitalismo, los fenómenos económicos se tornan vidriosos y oscuros, que es lo que amerita la necesidad de un enfoque especial para comprenderlos.

No es casualidad que la economía política como ciencia nazca como tal con el surgimiento y desarrollo del capitalismo. La incertidumbre se hizo más fuerte en el llamado capitalismo tardío.

Eliminación del estado de bienestar e inseguridad

Asistimos a crisis exitosas de alcance internacional. La culminación de este proceso es la crisis financiera que comenzó en 2008, con la caída de Lehman Brothers y continúa hasta el día de hoy. Nos enfrentamos a un estancamiento capitalista, que se ha manifestado en una disminución de los rendimientos y beneficios en el ámbito de la producción. Esta disminución de los niveles de rentabilidad debería contrarrestarse con un ataque a fondo a los trabajadores. Por lo tanto, el énfasis está en reducir los costos laborales e implementar reformas laborales.

Los cambios legislativos también tienen como objetivo el pago indirecto, lo que reduce la carga de los empleadores para jubilarse y trabajar socialmente. Este insulto sugiere la eliminación del estado de bienestar iniciada por los trabajadores de las metrópolis y crea inseguridad. Ya a mediados de la década de 1990, la OIT advirtió que “la incertidumbre laboral prevalece en todos los países industrializados y que los trabajadores de bajos ingresos son los más afectados”.

La inseguridad empresarial va de la mano de un salto por falta de protección de los trabajadores. Los contratos a largo plazo se sustituyen por contratos sin valor. La inseguridad empresarial es funcional al convertir los salarios en mano de obra barata y única, de los que los empleadores pueden deshacerse fácilmente debido a fluctuaciones repentinas en la economía capitalista.

Cabe destacar que la recuperación económica en Estados Unidos, incluida la creación de empleo, se basó en un trabajo inseguro y flexible. Aunque los trabajadores menos calificados son los más afectados, la inseguridad llega a los más calificados. La educación es cada vez menos una garantía de acceso al empleo.

Incertidumbre laboral

El segundo elemento, que es chocante por cierto, es que están “demasiado educados” en relación a los puestos que desempeñan y por supuesto, con salarios más bajos en relación a sus capacidades. Hay demasiados recursos humanos con formación técnica y universitaria en relación a la capacidad de absorción del mercado capitalista. Esta es otra cara del estancamiento capitalista, que frena el PIB potencial (un indicador que tiene en cuenta las oportunidades de desarrollo, absorbiendo todos los recursos disponibles que quedan vacíos).

La OIT muestra que el desempleo afecta principalmente a los jóvenes. Pero también señala que las tasas de desempleo de larga duración han aumentado significativamente, especialmente entre los trabajadores mayores. Las presiones constantes, estresantes y extremas en el trabajo pueden ser muy peligrosas. En los niveles más altos de tensión se encuentra el llamado síndrome de burnout (Maslach, Jackson, Litter, 1996), en el que el grado de presión y bloqueo es insoportable.

La OIT reconoce que el estrés nocivo no es un fenómeno aislado. En los EE. UU., El 27 por ciento de los maestros ha sufrido problemas de salud crónicos como resultado de su profesión, y casi el 40 por ciento admite tomar medicamentos para hacer frente a los síntomas de enfermedad causados por su trabajo. Es más, siete de cada diez ciudadanos de Bosnia y Herzegovina creen que tienen pocas posibilidades de conseguir un buen trabajo.

La “inestabilidad laboral” se ha convertido en un estrés macrocontextual que abruma tanto la vida personal como la profesional. La incertidumbre que crece a un ritmo vertiginoso y que penetra en todos los poros de la vida humana, tanto individual como colectiva, tiene sus raíces y es inseparable de la organización social imperante. Es muy probable que la raza humana se enfrente a otras incertidumbres, pero dejará atrás las “incertidumbres” actuales.