Descubra la economía YOLO impulsada por las fuertes transformaciones en la manera en que entendemos y realizamos el trabajo con la pandemia

En este año y medio ha proliferado el teletrabajo y el nomadismo digital. Además, ha surgido una tendencia laboral interesante, llamada economía YOLO, que toma las siglas en inglés de “you only live once” (solo vives una vez).

¿Qué es la economía YOLO?

Esta es una tendencia mediante la cual los trabajadores renuncian a uno de sus elementos históricamente mejor apreciados: la estabilidad. En la economía YOLO, las personas no buscan tener un empleo fijo, que les ofrezca incluso pagos futuros de seguridad social. Por el contrario, prefieren empleos que, aunque sean inestables, les ofrezcan más flexibilidad con el horario laboral o sean más gratificantes.

No es una tendencia masiva, pero sí ha cobrado fuerza en la economía mundial en declive. Los que se aferran a la economía YOLO también suelen contar con un respaldo económico que les permita asumir ese estilo de vida y trabajo.

El término “economía YOLO” comenzó a ser más conocido internacionalmente después de un artículo en The New York Times. En esta pieza periodística, su autor, Kevin Roose, entrevistó a trabajadores estadounidenses de diferentes profesiones. Todos habían cambiado sus puestos de trabajo, incluso en importantes empresas, por otros que les permitían desde viajar más hasta pasar más tiempo con su familia.

El burnout de la pandemia

Diferentes estudios realizados con alcance global han mostrado que no pocos trabajadores han considerado dejar su empleo este año. El cansancio acumulado y el desgaste mental causado por la pandemia inciden negativamente en la productividad de los trabajadores.

Ante esta realidad, varias empresas han adoptado una serie de medidas, impensables dos años atrás. Por ejemplo, LinkedIn concedió a sus empleados una semana de vacaciones pagadas. Mientras, los trabajadores de Twitter han recibido un día libre extra cada mes para que puedan “recargar energías”.

Houlihan Lokey, radicada en Wall Street, otorgó a sus empleados vacaciones pagadas. Además, el banco Credit Suisse entregó a sus banqueros junior 20.000 dólares como “subsidios de estilo de vida”.

Estas estrategias tratan de persuadir a los trabajadores para que no abandonen las empresas. Pero sucede que el tiempo libre adicional no convence a todos. Muchos plantean que el estancamiento laboral es su principal problema. Entonces deciden probar algo nuevo y es aquí donde crece la economía YOLO.

Miles han decidido salir de su zona de confort laboral para lanzarse a la siempre arriesgada aventura de emprender. Como siempre sucede, muchísimos fracasarán en el empeño, pero aquellos que triunfen podrán considerarse luego como “pioneros” de la economía YOLO.

Así son los profesionales más buscados por los ‘headhunters’

Medioambiente, tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y turismo. Estos son los sectores que tendrán un peso creciente en el empleo en los próximos años, si bien la tecnología estará presente en todas las ramas. Así lo revela el estudio “Trabajar en 2033”, elaborado por la consultora PwC, que señala cuáles serán algunas de las carreras más demandadas en el futuro. Por un lado, los estudios relacionados con las tecnologías, la comunicación e Internet tendrán una demanda creciente. Esto “dado que la industria IT (siglas de information technology) es una de las mayores del mundo por el progreso continuo de la tecnología”, explican.

Por otro, serán también muy demandados los ingenieros ambientales, ante la mayor concienciación por el medioambiente y las nuevas exigencias legislativas en esta materia. También los ingenieros civiles, que deberán desarrollar estructuras para esta nueva forma de entender el planeta. Esto tanto en entornos ya asentados como en lugares en vías de desarrollo. En otra línea, profesionales con estudios como medicina o psicología serán también más demandados teniendo en cuenta la evolución demográfica y los nuevos hábitos de vida. “El envejecimiento de la población, una creciente preocupación por el bienestar físico y una sociedad que cada vez tiene más problemas vinculados al estrés. Así como con las fobias y las adicciones”, apunta el informe.

Quienes hayan estudiado al mundo financiero y a la creación, la gestión y la asesoría de empresas seguirán copando buena parte de las ofertas de empleo. Así como los traductores e intérpretes, para dar respuesta a las necesidades de un mundo cada vez más globalizado.