La compañía aeronáutica Boom Supersonic promete: vuela a cualquier parte del mundo en 4 horas por solo 100 dólares. ¿Revolución aeronáutica?

Con el lema vuela a cualquier parte del mundo en 4 horas, Boom Supersonic presentará, a finales de este año, un revolucionario prototipo de avión. Con esa supersónica aeronave, asegura la empresa, será posible alcanzar cualquier parte del mundo, en apenas cuatro horas y con un precio del boleto de solo 100 dólares.

El prototipo de avión tendrá capacidad para 65-88 pasajeros. Volará a una altura de 18.000 metros y será capaz de viajar dos veces más rápido que los aviones comerciales tradicionales, que se desplazan a 900 kilómetros por hora. La compañía espera comenzar la fabricación y ensamblaje del Overture, en 2023. El primer avión estaría listo en 2025 y las primeras pruebas de vuelo arrancarían en 2026. Mientras, para 2029 comenzarían los vuelos con pasajeros.

Con esa velocidad un vuelo entre Nueva York y Londres apenas demorará tres horas y cuarto. Vuela a cualquier parte del mundo en 4 horas, si es posible, pero ¿a cien dólares? Mientras, el viaje entre Los Ángeles y Sídney podrá cubrirse en ocho horas y media. Ya se acabaron los vuelos a ninguna parte y se acerca una revolución aeronáutica.

Vuelos intercontinentales por 100 dólares. ¿Será esto posible?

De acuerdo con el experto Sean O’Keefe, quien presidió el consejo de Airbus y fue secretario de la armada norteamericana,  el nuevo avión era “un objetivo audaz pero posible”. No obstante, discrepó con los plazos de tiempo fijados por Boom Supersonic: “requerirá dos o tres generaciones de tecnología, desarrollo y descubrimientos, que equivale a unos 20 años”, aseveró.

Para el CEO de la empresa aeronáutica, Blake School, lo más importante no era solo fabricar los aviones a precios razonables, sino lograr que el coste total del vuelo fuera bajo, para así ofertar precios competitivos a los clientes. Según School, su compañía ha hecho énfasis en reducir el consumo de sus aviones y pretende que estos “capturen carbono de la atmósfera y lo licuifiquen en combustible para el avión.

Otras compañías aéreas también están trabajando en la creación de prototipo de aviones supersónicos. Entre ellas están Virgin Galactic, Aerion y SpaceX. Además, la NASA está desarrollando un avión experimental, llamado X-59 QueSST. Esta aeronave no está pensada para viajes con pasajeros, sino que buscará demostrar que es posible realizar vuelos supersónicos, sin un consumo excesivo de combustible. Pronto el lema – vuela a cualquier parte del mundo en 4 horas – será una realidad.

El avión SE200 de tres alas que gasta un 70% menos de combustible

Un avión con tres alas, que lleva el motor en la cola. El SE200 es capaz de rebajar el consumo de combustible al 70% y las emisiones de CO2 un 80%. Este es el peculiar diseño que ha presentado SE Aeronautics y que, según su CEO, pretende “revolucionar la industria”. Las aerolíneas van a tener que cambiar muchas cosas en los próximos años. Esto si quieren responder a las nuevas políticas medioambientales que se están poniendo en marcha en todo el mundo. El plan del gobierno “España 2050” plantea varias medidas para reducir las emisiones de CO2 de las aerolíneas.

Entre otras cosas proponen una tasa de viajero frecuente. Gravar con impuestos los billetes de avión según la cercanía del destino o prohibir los vuelos en los trayectos cortos que ya estén cubiertos por tren. Muchas de estas medidas no harían falta si los aviones fueran más eficientes en su consumo o no emitieran tanto CO2. El avión de SE Aeronautics, como tantos otros prototipos que están saliendo últimamente, es una vuelta de tuerca al diseño aeronáutico tradicional. Además de ahorrar combustible y recortar emisiones, su avión es capaz de transportar 264 pasajeros, tiene una autonomía de unos 16.900 km. También cuenta con una velocidad máxima de 1,111 km/h (Mach 0,90), superior a la de otros jets de la misma clase.

El SE200, suena muy prometedor y la compañía está buscando inversores para iniciar su producción. Aun así, habrá que ver si cuando entren en la etapa de fabricación se cumplen todas las expectativas.