El thriller de las vacunas contra la Covid-19 tiene los componentes clásicos: espionaje, muertes, venta de acciones  

Ya el thriller de las vacunas contra la Covid-19 mantiene el mundo en suspenso. Todos estamos expectantes ante una vacuna realmente efectiva contra el coronavirus. El total de candidatos vacunales es cada vez mayor y los países tratan de ganar una carrera que puede representar ingresos multimillonarios. En esta competición, la empresa Pfizer pareció tomar la delantera, al asegurar que su vacuna, producida de conjunto con BioNTech, tenía una eficacia del 90% contra el virus.

El mismo día que Pfizer hizo el gran anuncio, el precio de sus acciones en la bolsa de inmediato subió. Y el CEO de esa empresa, Albert Bourla, aprovechó el buen momento bursátil y vendió 132 508 acciones, a 41,94 dólares cada una, por las que obtuvo 5,6 millones de dólares. La vicepresidenta de Pfizer hizo algo similar y salió de varias de sus acciones por 1,8 millones de dólares. Pero ¿porque vender ahora si supuestamente cuando esté aprobada, el precio va a disparar?

Pfizer emitió un comunicado afirmando que estas ventas de acciones estaban programadas como parte de una “gestión financiera personal” desde agosto de 2019. Sin embargo, es demasiada coincidencia que se hayan completado justo el día del anuncio de la eficacia de la vacuna y es difícil pensar que este tipo de personas invierta de forma programada y no especulativa.

Bolsonaro y Trump no quieren una vacuna china contra el coronavirus

Bolsonaro y Trump no quieren una vacuna china contra el coronavirus

Bolsonaro y Trump no quieren una vacuna china contra el coronavirus

La lucha económica por una vacuna también quedó en evidencia en Brasil. Allí, uno de los voluntarios que se encontraba probando un medicamento contra el coronavirus, del laboratorio chino Sinovac, apareció muerto, en Sao Paulo. De acuerdo con el Jornal Hoje, de TV Globo, que tuvo acceso al informe policial, la persona tenía 32 años. A su lado, en el suelo, estaba una jeringa y varias ampollas de la vacuna.

Esta muerte se convirtió en un sucedo mediático por la presidencia del ultraderechista Jair Bolsonaro. Sin pruebas concluyentes, el regulador Anvisa decidió suspender las pruebas de la vacuna en Brasil. Las autoridades de Sao Paulo dijeron estar “sorprendidas” e “indignadas” por esa determinación.

Bolsonaro festejó la noticia que coincidió con el anuncio de Pfizer, en Estados Unidos. El presidente brasileño había sido muy crítico con las pruebas chinas y nunca ocultó su predilección por los fármacos estadounidenses. Además, no puede quedar fuera del análisis la buena relación con el presidente saliente Donald Trump quien también apostó por obtener la vacuna antes de la elección. Pfizer se demoró una semana más de lo que esperaba el magnate inmobiliario.

Mantente informado

Descarga la APP de Yo Reportero, podrás leer los artículos offline

El regulador Anvisa no dio mayores informaciones

El ente regulador Anvisa dijo públicamente que la medida que había adoptado no tenía motivaciones políticas y que fue solo por “cuestiones técnicas”. Los organizadores de las pruebas criticaron con dureza a Avisa, porque consideraron que no existía razón documentada para detener los ensayos.

Para Dimas Covas, director del Instituto Butantan de Sao Paulo, la vacuna de Sinovac no había provocado efectos adversos graves en los ensayos de etapas finales en Brasil. “Puesto hay que más de 100 000 voluntarios en este momento, puede haber muertes. Es un fallecimiento que no está vinculado a la vacuna como tal y no es el momento de interrumpir los ensayos”, afirmó Covas.

Después se supo que la muerte del voluntario fue por suicidio, no por una reacción adversa a la vacuna del laboratorio chino. Peor la suspensión ya estaba en vigor y Anvisa dijo que la mantendrá, sin precisar por cuánto tiempo.

Anteriormente se habían parado los ensayos de la vacuna de Oxford/AstraZeneca – porque un paciente desarrolló una enfermedad neurológica, y luego la de Johnson & Johnson. ¿No será que pararon el Sinovac para darle tiempo a Pfizer de salir con la suya?

Muchos de nosotros quedamos con la duda: ¿y qué pasa, si nos obligan a tomar una vacuna que cure al 95% pero después, por los efectos secundarios, mate una buena parte de los curados?

Va a pasar como con las mascarillas y nos van a obligar a usar algo que no sabemos qué efectos colaterales tiene.¡El thriller de las vacunas contra la Covid-19 continua! Nos quedaremos atentos.