Actualizado: 14 septiembre, 2020

La crisis, desencadenada por el coronavirus, ha afectado al sistema bancario de Panamá, por los problemas económicos que afrontan los clientes naturales y jurídicos. ¿Qué estrategia desarrollará el país para mantener la solidez del sistema bancario del Ismo?

El sistema bancario de Panamá es muy sólido; pero la gente se pregunta cómo afecta la crisis al sistema bancario de Panamá, especialmente después del coronavirus ha puesto en jaque la sostenibilidad de no pocas empresas. Los clientes de los bancos de Panamá, tanto jurídicos como naturales, han afrontado serias complicaciones económicas y se han visto imposibilitados de asumir los compromisos financieros contraídos.  Por otro lado las dificultades burocráticas para abrir cuentas bancarias offshore en el país han llevado muchos potenciales clientes a otras plazas financieras.

Medidas a implementar por los bancos de Panamá para favorecer a los ciudadanos

Ante la compleja situación, la Asamblea de Diputados ha abogado por implementar una serie de medidas para los bancos, con el objetivo de favorecer a los ciudadanos. Entre las propuestas aparece imponer un máximo en la tasa de interés para los préstamos de bancos e instituciones financieras; establecer una moratoria para condonar capital e intereses y disminuir la condonación de deuda hasta tres años.

Varios expertos mostraron su preocupación por estas propuestas, ya que podrían llevar a pérdidas económicas ingentes para los bancos de Panamá. Los especialistas sugirieron que el mejor camino era buscar un consenso entre bancos, cooperativas de ahorros y créditos y financieras para refinanciar las deudas, es decir, bajar las tasas de interés y extender los plazos.

Suavización de políticas de cobro y créditos de los bancos de Panamá

Para lograr esto será necesario que los reguladores aprueben y establezcan pasos para suavizar las políticas de cobros y créditos, sin afectar las reservas de capital. Esto funcionaría para los que siguen recibiendo ingresos; mientras, para aquellos que están desempleados, el gobierno debería implementar medidas que otorguen un alivio financiero.

La crisis de la COVID-19 transformará, para siempre, al sistema bancario, también al de Panamá. Con el boom de la tecnología las actividades bancarias cada vez se trasladan más al escenario digital. Las personas no tienen que acudir a una sucursal física para hacer depósitos, abrir cuentas bancarias, solicitar préstamos y realizar transferencias.

Empujar bancos y sistemas de pago fintech

En este contexto sería interesante que se crearan más bancos como fintech en Panamá, lo cual incidiría en la reducción de los costos para los clientes, porque los procesos están automatizados y esto también produciría un mayor ahorro para los bancos. Ya Banistmo creó la cuenta Nequi, única en Panamá a poderse enlazar a PayPal.

Un detalle muy importante en el nuevo escenario post-COVID-19 es que la Superintendencia de Bancos de Panamá debería impulsar que más panameños se bancaricen; aunque, al mismo tiempo, es imprescindible mantener un férreo control sobre los clientes extranjeros, con una estricta aplicación de las políticas de “conoce a tu cliente” (KYC, en inglés) que hace la apertura de una cuenta bancaria en Panamá más tediosa,.

Es necesario revivir al sistema bancario de Panamá

De las crisis pueden salir buenas soluciones y el sistema bancario panameño tiene la oportunidad de dar nuevos pasos como aumentar los préstamos personales que permitan refinanciar deudas en un mayor plazo de tiempo; ofrecer más préstamos hipotecarios en sectores de viviendas que tengan un costo inferior a USD 180.000; además, también podría otorgar préstamos personales garantizados con hipotecas.

Panamá tiene potencialidad para revivir al sector bancario; pero necesitará atraer a más bancos internacionales de primer nivel, crecer en el mercado de valores y aprender del mercado cada vez más valioso de commodities.