Investigadores mexicanos identificaron los restos del vapor “La Unión”, considerado el primer barco que transportó esclavos mayas desde México a Cuba.

Investigadores mexicanos identificaron bajo las aguas del estado mexicano de Yucatán al vapor “La Unión”, considerado el primer barco que transportó esclavos mayas de México a Cuba, a mediados del siglo XIX. Este vapor se hundió en 1861 y durante casi 160 años estuvo siete metros bajo el mar.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, este vapor trasladó mensualmente, entre 1855 y 1861, a cerca de 30 esclavos, hasta diferentes puertos cubanos. La causa de su hundimiento fue un incendio a bordo.

Para los investigadores el hallazgo tiene un gran valor histórico, porque hasta el momento no se había encontrado nunca una embarcación que traficara personas mayas. La esclavitud estaba prohibida desde la independencia de México y el presidente Benito Juárez impidió la salida forzosa de cualquier individuo maya. No obstante, los esclavistas continuaron sacando mayas para venderlos como esclavos en Cuba. El vapor “La Unión” es prueba fehaciente de cómo se violaban las leyes en aquel tiempo.

En el último lustro, diversas investigaciones han propiciado el hallazgo de diferentes barcos esclavistas que naufragaron. Por ejemplo, aparecieron “Clotilda” y “Henrietta Marie”, en Alabama y Florida;  “El Trovador”, en República Dominicana y el “San José”, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Todos estos eran navíos negreros y no transportaban mayas, sino que trasladaban personas desde África para venderlas como esclavos en diferentes partes de Latinoamérica.

Ya habian encontrado los restos de La Union, pero fue confundido con otro buque

“La Unión” se incendió, pero la parte inferior del casco descendió hasta el fondo del agua, donde quedó cubierta de arena. Esto permitió su conservación. Los investigadores encontraron este casco, así como diferentes objetos, entre ellos las ruedas de paleta, calderas y artículos como vidrio de botellas y cerámicas.

En realidad, los restos de “La Unión” fueron descubiertos en 2017; pero en aquel momento los investigadores lo confundieron con otro buque. Ahora, tres años después, tras obtener más datos, se corroboró que era “La Unión”.

El modus operandi para engañar a los mayas era casi siempre el mismo. Los esclavistas iban por diferentes pueblos como Kanxoc y Yxil y les ofrecían a los mayas viajar a Cuba donde supuestamente tendrían tierras y podrían ganar dinero. Ellos creían esta historia y se dirigían al barco. Allí, los esclavistas, confabulados con la tripulación de “La Unión”, los amarraban y colocaban en el fondo de la embarcación.

Al llegar a La Habana eran vendidos al mejor postor. Por cada hombre maya, los dueños de centrales en Cuba pagaban hasta 120 pesos y 120 pesos por las mujeres.

En 1860, las autoridades mexicanas sorprendieron a los esclavistas cuando introducían en “La Unión” a 29 mayas, entre ellos niñas y niños. No obstante, de alguna manera, el vapor continuó contrabandeando esclavos.