Sanciones económicas, son las guerras del siglo XXI. Descubre que son las sanciones económicas, quien las aplica y que resultados obtienen

Los gobiernos y los organismos multinacionales han convertido las sanciones económicas en su manera de hacer la guerra sin lanzar un disparo, en pleno siglo XXI. Estas sanciones tienen muchos partidarios que consideran que son más efectivas y menos costosas que las conflagraciones bélicas abiertas. Mientras que los críticos aducen que en pocas ocasiones estas estrategias dan los resultados esperados.

Rusia publica una lista de medidas en respuesta a las sanciones de EE.UU.

Desde la Cancillería rusa han señalado que las acciones de EE.UU. contra el país no pueden permanecer sin respuesta. «Se advirtió repetidamente que las sanciones no solo están condenadas al fracaso, sino que también tendrán consecuencias perjudiciales para quienes deciden hacer tales provocaciones». Esto según el comunicado que El Ministerio de Exteriores de Rusia ha publicado con una lista de medidas este viernes. Estas en respuesta a las sanciones de EE.UU. impuestas el 15 de abril. Las medidas incluyen la expulsión de 10 diplomáticos de la Embajada estadounidense en Moscú. Esta “en una cantidad proporcional a la acción llevada a cabo por las autoridades estadounidenses contra los diplomáticos rusos», según la Cancillería.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, firmó un decreto para imponer nuevas sanciones a Rusia. Argumentando presuntas «acciones de su Gobierno y servicios de inteligencia contra la soberanía e intereses estadounidenses».

Este organismo norteamericano también señaló a seis empresas rusas por proporcionar apoyo a un programa del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia. Este para «ayudar al desarrollo de herramientas e infraestructura para la realización de actividades cibernéticas malignas». Además, EE.UU. impuso sanciones contra ocho individuos y entidades asociados con la «ocupación» de la región de Crimea. Ya que votó en referéndum reunificarse con Rusia tras el golpe de Estado que se produjo en Ucrania en 2014. El experto en geopolítica Fernando Moragón cree que no se puede esperar nada bueno de Washington. Esto ya que «dos no pueden dialogar si uno no quiere; y el que no quiere es EE.UU.». En su opinión, en los pocos meses de la Administración Biden, el país norteamericano se ha enfrentado «de manera terrible» a China y a Rusia.

¿Funcionan las sanciones económicas?

¿Funcionan las sanciones económicas?

¿Qué son las sanciones económicas?

Las sanciones económicas pueden entenderse como el cierre temporal de las relaciones comerciales y financieras entre dos o más países. Esta retirada puede ser total, al prohibir la actividad comercial con todo un país, como sucede, por ejemplo, con Estados Unidos que tiene un embargo sobre Cuba desde 1962. Además, las sanciones pueden ser específicas contra grupos, empresas o personas.

Existen diferentes tipos de sanciones que incluyen desde la congelación de activos, restricciones de capital, hasta prohibiciones de viajes y embargos de armas. Una de las tipologías de sanciones más aplicadas a día de hoy es la de los aranceles, es decir, se colocan más impuestos a los bienes importados desde otra nación. Otro tipo es el de cuotas. Esto sucede cuando un gobierno limita la cantidad de bienes que se pueden enviar a un país o importar desde ese país.

Además, están los embargos, entendidos como restricciones comerciales que imposibilitan que un país negocie con otro. A esto se añaden las barreras no arancelarias a productos importados, así como las incautaciones de activos. Con esta prohibición es imposible para un país o persona vender o trasladar sus activos.

Una segunda manera de clasificar las sanciones es de acuerdo con el tipo de comercio que restringen. Mientras las sanciones de exportación impiden que los bienes salgan hacia un determinado país, las de importación bloquean los bienes que salen del país que impone la sanción.

Discordia en la Unión Europea por aproximación al tema de las sanciones de EE.UU a Cuba

La falta de consenso que existe en la Unión Europea sobre cómo abordar el tema de las sanciones de Estados Unidos a Cuba volvió a quedar al descubierto, tras los recientes incidentes diplomáticos con el embajador de la UE ante La Habana.

El español Alberto Navarro, máximo representante del Bloque ante las autoridades cubanas, colocó su firma en una carta, en la que 790 personalidades pidieron al gobierno de Joe Biden que eliminara las restricciones impuestas por la Administración Trump, porque estas dañaban al pueblo cubano. Además, en la misiva se sugería a Washington que volviera a dialogar con el gobierno de Miguel Díaz-Canel.

La postura asumida por Navarro recibió muchas críticas por parte de eurodiputados de partidos políticos de derecha, entre ellos del Partido Popular (PP). Ellos dirigieron una carta al máximo representante de Exteriores de la UE, Josep Borrell, en la que pedían la destitución inmediata de Navarro, “por alinearse con el Gobierno cubano”.

Los eurodiputados del PP aseguraron que Navarro tomó “posicionamientos políticos en consonancia con un régimen que no respeta ni defiende los Derechos Humanos ni la pluralidad democrática y se permite licencias más propias de un dirigente político que de un representante diplomático».

Borrell convocó de urgencia a Navarro a Bruselas para exigirle explicaciones sobre su postura. Hasta el momento no se conocen detalles sobre los resultados de ese encuentro.

¿Funcionan las sanciones económicas?

La política de sanciones económicas ha sido muy polémica. En tiempos de globalización este tipo de medidas provoca problemas en las inversiones y el comercio mundial.

Un análisis de la aplicación más reciente de sanciones económica demuestra que estas han sido inefectivas para someter las economías de países “no amigos” de la nación u organismo multinacional que aplica esa sanción. La propia globalización permite que el país afectado sea capaz de buscar alternativas para burlar los embargos. Ni siquiera las llamadas “sanciones inteligentes”, que buscan afectar solo a determinadas empresas o ciudadanos y no a toda la población, han dado resultados.

Probablemente el principal objetivo de las sanciones económicas sea transformar el comportamiento de gobiernos autoritarios para así mejorar la situación de un determinado país. Sin embargo, de acuerdo con organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional y Human Right Watch, en realidad estas medidas solo han funcionado en Sudáfrica. Allí contribuyeron a terminar con el apartheid. En el resto de las naciones que recibieron —y continúan bajo un régimen de sanciones—las medidas solo han provocado un impacto negativo en la población. No han sido eficaces en lograr el cambio esperado en los gobiernos.

¿Cómo sanciona la Unión Europea?

La Unión Europea no tiene una fuerza militar conjunta. Por tanto, para muchos gobiernos del Bloque, las sanciones representan su principal herramienta de política exterior. Para que las sanciones entren en vigor deben ser aprobadas, de manera unánime, por los miembros del Consejo de la Unión Europea.

Desde su formación, la Unión Europea ha impuesto sanciones en más de 40 ocasiones. Las más recientes han sido contra Venezuela.

¿Qué son las sanciones de Estados Unidos?

¿Qué son las sanciones de Estados Unidos?

¿Qué son las sanciones de Estados Unidos?

Estados Unidos es el país que más sanciones económicas ha aplicado en el mundo. Esta estrategia ha estado en vigor desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. No obstante, cobró todavía más fuerza tras la creación de los organismos financieros internacionales, surgidos como resultado del acuerdo de Bretton Woods.

Entre las excusas más recurrentes por parte de Washington para aplicar sanciones económicas a países de América Latina y el Caribe, África, Medio Oriente y Asia se encuentran: las violaciones de los derechos humanos y el apoyo al terrorismo, la lucha contra el narcotráfico y la promoción de la democracia.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro es la que supervisa los programas de sanciones actuales que aplica Estados Unidos. No obstante, el Departamento de Estados también puede considerar a un grupo u organización o país como terrorista. Esta decisión viene acompañada por más sanciones. Entre los países terroristas o que apoyan al terrorismo Washington incluye a: Corea del Norte, Irán, Siria, Cuba y Sudán.

La lista de países sancionados por Estados Unidos es muy extensa. Aquí realizamos un resumen de las naciones que más medidas han recibido, así como las causas esgrimidas por Washington para apretar económicamente a gobiernos, organizaciones y personas.

Corea del Norte el decano de las sanciones

El país que más tiempo ha estado bajo las sanciones económicas de Estados Unidos es Corea del Norte. Desde la década del cincuenta, Washington adoptó una serie de medidas contra Pyongyang, para “debilitar el apoyo de la Unión Soviética” hacia esa nación.

Entre 1995 y 1996 hubo un relajamiento de las sanciones. Sin embargo, la política de Corea del Norte de continuar apostando por el desarrollo de un programa nuclear llevaron a Washington a aplicar nuevas sanciones contra el sistema financiero y el suministro de armas. Estados Unidos quería evitar a toda costa que Pyongyang desarrollara un arma nuclear. Fracasaron en este intento.

En la Administración Trump se produjo el primer diálogo entre los presidentes de las dos naciones. No obstante, las rondas de conversaciones no llegaron a ningún lugar. El régimen comunista de la dinastía Kim sigue en pie. Las sanciones solo han servido para que el gobierno tenga un pretexto ante sus ciudadanos para las penurias económicas que sufren a diario.

Cuba y su pueblo no se hicieron doblegar

El embargo de Estados Unidos hacia Cuba está próximo a cumplir seis décadas de existencia. La Habana considera que las pérdidas a su economía han sido superiores a los 125.000 millones de dólares. Durante la parte final de la Administración Obama se produjo el primer deshielo real.

Sin embargo, Donald Trump volvió a congelar los vínculos y aplicó las medidas más estrictas contra el gobierno de Miguel Díaz-Canel. El Embargo está codificado por el Congreso, es decir, es una ley que no puede ser eliminada por una Orden Ejecutiva presidencial. Al mismo tiempo, el Embargo está sustentado en dos leyes fortísimas: la Ley Torricelli, de 1992 y la Helms-Burton, de 1996.

Estas leyes no solo impiden cualquier intento de negocios, sin el amparo del Departamento del Tesoro, entre los dos países, sino que también castigan a terceros países. Por ejemplo, cualquier empresa extranjera que haga negocios en Cuba, en propiedades que Washington considera confiscadas ilegalmente, está sujeta a sanciones por tribunales de Estados Unidos, según el polémico capítulo III de la Ley Helms-Burton que activó Trump.

Durante sus cuatro años en la Casa Blanca, Trump aplicó más de 200 nuevas medidas económicas contra Cuba. Entre ellas eliminó las remesas, dejó al límite los vuelos comerciales, impidió el arribo de cruceros y dejó sin operar a la Embajada en la capital cubana. Biden ha asegurado que volverá a permitir las remesas y los viajes. No obstante, el Embargo, como ley, no podrá ser revocado sin el apoyo del Congreso. Además Estados Unidos ocupa el territorio de Guantánamo donde mantiene una base naval y una cárcel inhumana donde no aplican leyes.

¿Qué es Guantánamo? El territorio de Cuba ocupado por los EE.UU.

¿Qué es Guantánamo? El territorio de Cuba ocupado por los EE.UU.

Irán una guerra al Islam

Otro de los países que lleva décadas sufriendo sanciones económicas de Estados Unidos es Irán. Desde el triunfo de la Revolución Islámica, en 1979, comenzaron las medidas. El nuevo gobierno eliminó las prebendas que tenían las compañías petroleras estadounidenses y esto no fue bien visto por Washington. Además, la toma de la Embajada estadounidense, en Teherán, enrareció todavía más el clima entre ambos gobiernos.

En 1987 el comercio entre los dos países quedó totalmente cancelado. Luego, a mediados de los noventa, hubo cierto relajamiento en las sanciones. Las posiciones distendidas continuaron un poco más de tiempo. No obstante, la decisión de Irán de seguir adelante con su programa de producción de energía nuclear hizo que aumentaran las sanciones.

En la Administración Obama se alcanzó un acuerdo, en el que también participaron países europeos, para relajar las sanciones, a cambio de que Teherán permitiera más inspecciones a sus fábricas. Sin embargo, Trump eliminó ese acuerdo. Irán no puede vender su petróleo en el extranjero. Quedará por ver la postura que asuma Biden.

Bielorrusia no le gusta a occidente

Uno de los gobiernos más cordialmente odiado por Estados Unidos es el de Bielorrusia. La exrepública soviética ha estado sancionada por casi dos décadas. En 2004, el Senado aprobó la llamada “Ley para la Democracia en Bielorrusia”, en la que se exigía a Minsk informar a Washington sobre las armas que tenían y su tecnología. Además, esta ley otorgó fondos económicos para apoyar a grupos y personas que buscaban “impulsar la democracia en el país”.

En 2011, Estados Unidos castigó a decenas de funcionarios del gobierno. Entre ellos estuvo desde el presidente Alexander Lukashenko, hasta sus hijos, así como fiscales, jueces y periodistas. Tras las elecciones presidenciales más recientes, en las que volvió a triunfar Lukashenko, Washington y la Unión Europea aprobaron nuevas sanciones, por considerar que hubo fraude en los comicios.

Siria se repite la historia de Irak con falsas acusaciones

El gobierno de Bashar al-Assad ha recibido todo tipo de sanciones de Washington. La Casa Blanca acusa a Siria de ser un país que apoya a organizaciones terroristas y cuyo gobierno ha desarrollado armas de destrucción masiva.

Para acabar con el gobierno sirio, Estados Unidos no solo ha aplicado estrictas medidas económicas, sino que también ha ofrecido ayuda militar y financiera a grupos de rebeldes opositores de al-Assad. La mayoría de los funcionarios del gobierno sirio están sancionados y siguen prohibidas las exportaciones estadounidenses.

Noticias de Estados Unidos Síguenos, descarga nuestra APP y mantente informado

Síguenos, descarga nuestra APP y mantente informado

Rusia y la cortina de hierro actual

El apoyo de Vladimir Putin a la incorporación de la República de Crimea y del puerto de Sebastopol a la Federación Rusa fue el hecho que marcó un nuevo repunte de las sanciones económicas de Estados Unidos y la Unión Europea contra Rusia.

Washington y el Bloque europeo consideraron que Rusia, con esa decisión, había violado la integralidad territorial de Ucrania. Entre las medidas estuvo la inclusión de decenas de funcionarios rusos en la lista negra que les impide ingresar a Estados Unidos.

Obama aplicó más medidas contra el sector energético, financiero y de defensa de Rusia. Supuestamente esas sanciones incrementarían el aislamiento político de Rusia. En realidad, nada de esto ha ocurrido. El listado de empresas rusas bajo sanción es enorme e incluye a las más poderosas corporaciones como Lukoil, Rosneft, Gazprom, Surgutneftegaz, Transneft, Rostec y Oboronprom.

Mientras, la Unión Europea impuso sanciones a bancos rusos, como el Sberbank, VTB, Gazprombank, VEB y Rosseljozbank. Entre las medidas estuvo que las compañías residentes en la Unión Europea no podían pedir créditos a esos bancos rusos sancionados.

Durante el mandato de Trump no se produjo ningún relajamiento de sanciones, como muchos especularon. Ahora, con Biden en la Casa Blanca, es previsible que continúen las sanciones.

Sanciones contra Venezuela

La ola de sanciones contra Venezuela por parte primero de Estados Unidos y, luego, por la Unión Europea comenzó en 2014. Ese año, Obama firmó una orden que consideró a Venezuela como una “amenaza para la seguridad nacional”.

Este primer bloque de medidas incluyó la congelación de activos y la prohibición de visas para funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro. Washington utilizó como argumento que esos funcionarios habían violado los derechos humanos de los opositores que participaron en marchas antigubernamentales ese año.

Poco a poco, el alcance de las sanciones fue ampliándose. Washington se apropió de los activos de Venezuela en bancos de ese país. Además, tomó control de la filial de Pdvsa, Citgo, en Estados Unidos.

La Administración Trump apoyó la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. La Unión Europea hizo lo mismo y también aplicó sanciones contra funcionarios gubernamentales.