Las mafias explotan el negocio de los migrantes ilegales en AL y Patrulla Fronteriza de EE.UU. golpea a migrantes haitianos con látigos. 

El deseo de esas personas por llegar, sobre todo, a Estados Unidos hace prosperar el negocio de los migrantes ilegales. Las mafias explotan las necesidades de los inmigrantes, para engañarlos, secuestrarlos y, en muchas ocasiones, asesinarlos. Un cruce de frontera puede costar de 2 a 20 mil USD y en Estados Unidos les dan la bienvenida a latigazos.

Noticia sobre el gran negocio de los migrantes actualizada al 21 de octubre de 2021

EE.UU. rompe récord de detenciones en la frontera con México, con más de 1,7 millones de migrantes

Las autoridades estadounidenses detuvieron a más de 1.7 millones de migrantes indocumentados en su frontera sur durante el año fiscal 2021 que terminó en septiembre. Una cifra récord.

El término usado para llamar a las detenciones de las autoridades del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza, convierten los últimos doce meses. El registro de este año triplica el promedio de los arrestos en los años 2012 a 2020. El Gobierno demócrata, que asumió el poder en enero pasado, no parece haber calculado la dimensión del problema. Mismo que se ha convertido en el asunto más urgente de su primer año de mandato.

México se ha convertido en el principal expulsor de migrantes en el año fiscal 2021, comprendido entre octubre de 2020 y septiembre de 2021. 608.000 mexicanos fueron detenidos por autoridades fronterizas de Estados Unidos, según datos de la CBP que han sido adelantados por The Washington Post. A estos siguieron los ciudadanos del Triángulo Norte de Centroamérica: hondureños (309.000 detenidos), guatemaltecos (279.000 detenidos) y salvadoreños (96.000 detenidos). Otros 367.000 migrantes de varios países de la región, entre ellos Haití y Venezuela, también fueron detenidos en el mismo periodo.

Algunas de estas detenciones pueden representar a una misma persona, por lo que el monto de personas que hicieron el cruce será menor.

El Gobierno de Biden ha mantenido el Título 42, una medida de emergencia adoptada por Trump durante la pandemia. Pero que ha servido a los demócratas como una herramienta para desahogar una situación de por sí apremiante. Esta permite a las autoridades expulsar en caliente a un inmigrante, principalmente adultos que hacen solos el viaje.

La migración haitiana, una «bendición» para la frontera de Colombia

La frontera noroeste de Colombia ha encontrado una veta con la migración haitiana. En los pueblos costeros, los jóvenes han dejado de pescar para ponerse a cargar las abultadas mochilas de quienes tratan de llegar a EE.UU. También los transportan en moto para acortarles la ruta por la selva.

«El que tenía una moto, ahora tiene dos y todo a costa de nosotros», ejemplifica un migrante haitiano. La migración, cuando se tiene que hacer de forma clandestina e irregular, le sale muy rentable a mucha gente.

Saben que por todo esto tenían que pagar a «coyotes», y si con los 100 dólares que les han pagado cumplen, están de acuerdo.

Los migrantes saben que en la ruta «nada es gratis». «Para decirte la verdad, hay un factor de beneficio para ello; ellos saben de la necesidad que tenemos y se aprovechan un poco. Pero lo importante es que nos vendan el servicio y si sale como a nosotros nos gusta, no hay problema», asegura Ricardo Florián.

Este joven haitiano ya está a punto de cruzar a Panamá. Esto en el campamento «Las Tecas», donde según se pone la tarde, se va llenando de carpas y ropas tendidas. Mismas que esperan que estén secas antes del amanecer, cuando emprenderán la verdadera ruta por la selva.

El problema es que los cupos fijados entre los gobiernos de Panamá y Colombia solo permiten pasar a 500 migrantes diarios por el Tapón del Darién. Y están provocando gastos extra a los casi 20.000 migrantes que se acumulan diariamente al otro lado del golfo del Urabá.

Además Panamá está encrudeciendo la lucha contra el traficantes de personas y negocio migrantes ilegales.

Formulan cargos contra 23 detenidos en Panamá por el negocio migrantes ilegales

La justicia panameña formuló cargos por tráfico ilícito de migrantes a 23 personas. Mismas que fueron detenidas en una operación binacional por las autoridades de Panamá y de Costa Rica, informó el Ministerio Público (MP).

La llamada Operación Binacional Crepúsculo se desarrolló en medio de la crisis derivada de la movilización por Centroamérica de decenas de miles de migrantes irregulares. Especialmente haitianos, que viajan hacia Estados Unidos, país que comenzó a deportarlos masivamente tras desbordar un puente fronterizo en el estado de Texas.

La Fiscalía Primera Superior contra la Delincuencia Organizada de Panamá solicitó la medida cautelar de detención provisional para las 23 personas. Pero el juez de garantías la aplicó solo a 14 de los imputados, mientras que a otros 7 les dictaminó medidas de reporte periódico. A otros 2 arresto domiciliario, señaló un comunicado del MP.

Las primeras 22 personas fueron imputadas en primera instancia y luego otra persona más fue imputada en una segunda audiencia, según la información oficial.

En martes pasado, en el marco de esta acción binacional, fueron detenidas más de una veintena de personas en 35 allanamientos en las provincias de Panamá. Esto donde está ubicada la capital, la aledaña de Panamá Oeste, Darién, en la frontera con Colombia, y Chiriquí, limítrofe con Costa Rica.

Estas aprehensiones fueron el producto de «más de un año de trabajo» de seguimiento, afirmó el director del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), Oriel Ortega.

En los allanamientos se decomisaron tres vehículos y una lancha, detalló el MP. Esto mientras que el comisionado Ortega precisó que también se incautaron un paquete de droga y teléfonos celulares.

El gobernador de Texas promete contratar a agentes fronterizos acusados de azotar a migrantes

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha prometido contratar a un grupo de agentes fronterizos. Mismos acusados de azotar a migrantes haitianos en caso de que sean despedidos por el presidente de EE.UU., Joe Biden.

La semana pasada salieron a la luz imágenes que mostraban a agentes fronterizos montados a caballo impidiendo que los migrantes haitianos ingresaran a EE.UU. Tanto funcionarios como agentes negaron la afirmación de que hubieran usado látigos, asegurando que eran las riendas.

El actual mandatario de la Casa Blanca dijo que los agentes «pagarán» por ello. De momento han sido apartados de sus funciones a la espera de una investigación sobre los hechos.

«La Administración Biden ha abandonado cualquier pretensión de asegurar la soberanía de Texas o de EE.UU. con estas políticas de fronteras abiertas», afirmó Abbott. «La gente del sur de Texas está enfadada con dicha administración por ignorarlos, por abandonarlos», añadió. Así asegurando que el Gobierno se preocupa más por los inmigrantes que por los ciudadanos estadounidenses.

Asimismo, el gobernador texano indicó que tanto el presidente como el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, están incumpliendo sus obligaciones.

«Si corren el riesgo de perder su empleo bajo el mandato de un presidente. Mismo que está abandonando su deber de asegurar la frontera, usted tiene un trabajo en el estado de Texas». Continuó dirigiéndose a los miembros de la patrulla fronteriza, que, en su opinión, están llevando a cabo un trabajo duro y arriesgan su vida. «Los contrataré para ayudar a Texas a asegurar la frontera», concluyó.

Patrulla Fronteriza de EE.UU. golpea a migrantes haitianos con látigos

Indignación mundial y de la misma Casa Blanca por latigazos a migrantes haitianos en los Estados Unidos. Noticias como esta son siempre más frecuentes y dividen la opinión pública sobre el tema migrantes. Las imágenes de varios miembros de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos golpeando a migrantes haitianos con látigos y enlazándolos como si fueran reses han provocado indignación en todo el mundo. El repudio por la violencia ha sido tan grande que hasta la Casa Blanca reconoció que eran hechos inaceptables y que definiría “acciones disciplinarias” contra los agentes involucrados.

Miles de migrantes haitianos que vivían en Brasil, Chile y otros países de Latinoamérica, a donde llegaron tras el devastador terremoto de 2010, decidieron buscar la forma de entrar a Estados Unidos. Para ello tuvieron que cruzar, a pie, la peligrosa selva del Darién, entre Colombia y Panamá. Tras atravesar México, muchos de ellos lograron cruzar por el área de Del Río, en el sur de Texas.

Más de 15.000 crearon un campamento, en la ciudad estadounidense del mismo nombre. No tenían ni agua potable y estaban en condiciones de hacinamiento. En ese enorme grupo también había venezolanos, cubanos, peruanos y nicaragüenses.

El Departamento de Seguridad Nacional recurrió a la ley de salud pública para detener a los haitianos y deportarlos inmediatamente, sin ofrecerles la posibilidad de solicitar asilo y quedarse en Estados Unidos.

Biden ha impulsado las deportaciones masivas de migrantes indocumentados

El Servicio de Inmigración y Aduanas tiene a su cargo la deportación de los haitianos. El pasado fin de semana, miles de migrantes regresaron a Puerto Príncipe, en varios vuelos fletados por el gobierno estadounidense. Las autoridades quieren programar hasta ocho vuelos al día, hasta deportar a todos los que estaban en el campamento.

Ante la perspectiva nada agradable de regresar a Haití, no pocos de los haitianos que estaban en el campamento en Del Río comenzaron a huir. La Patrulla Fronteriza comenzó literalmente a “cazarlos” y de ahí surgieron las imágenes. En ellas, montados en caballos, los agentes propinan golpes a mujeres y jóvenes haitianos con látigos; mientras, otros los enlazan para impedir que escapen.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que eran imágenes “horribles e inaceptables.” El Departamento de Seguridad Nacional, que controla la Patrulla Fronteriza, aseguró que investigará el incidente y que no “tolera el abuso de los migrantes en nuestra custodia”.

Mientras, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, visitó la zona y aseveró que la situación era “complicada y muy lamentable”, pero aclaró a los migrantes que serán deportados. “Si vienen a Estados Unidos ilegalmente, serán regresados. Su viaje no tendrá éxito y pondrán en peligro su vida y la de su familia”, dijo.

La Policía de EE.UU. investiga un posible caso de negocio migrantes ilegales

La Policía de la ciudad de Houston (Texas, EE.UU.) está investigando un posible caso de tráfico ilegal de personas. Esto tras hallar este viernes a más de 90 individuos hacinados en una casa en el marco de un operativo, reportan medios locales. La mayoría de los involucrados son hombres, pero con ellos también se encontraban cinco mujeres. Los agentes lograron localizar la residencia gracias a una fuente, cuya identidad no ha trascendido, que proporcionó algunas pistas relacionadas con un supuesto caso de secuestro. Ninguna de las personas encontradas tenía lesiones graves. Sin embargo, el órgano de seguridad se encargó de brindarles atención médica, así como alimentos y agua.

Varios individuos presentaron síntomas asociados con el covid-19 tales como la fiebre y la pérdida de su olfato y gusto. «Nos preocupa que pueda haber algún caso positivo de covid dentro de la casa», declaró el jefe adjunto de la Policía local, Daryn Edwards. Agregando también que «es definitivamente más un asunto de contrabando y no de trata de personas».

Varios de los involucrados presentaban síntomas asociados con el covid-19 tales como la fiebre y la pérdida de su olfato y gusto. Debido a la preocupación por los casos positivos de covid-19 entre el grupo, permanecerán por ahora en la casa donde se encontraron. Esto hasta que se puedan completar las pruebas rápidas de detección.

Investigaciones de Seguridad Nacional (HIS, por sus siglas en inglés) ahora se hace cargo del caso. No hay información sobre quién es el propietario de la casa o quién pudo haber llevado a las personas a ese lugar. Los vecinos no reportaron ninguna actividad sospechosa. Y la policía no está dando información en este momento sobre la llamada de secuestro inicial que condujo al descubrimiento del grupo en la casa.

Biden y su política de tolerancia

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, con sus políticas de tolerancia hacia la migración ilegal, ha impulsado el negocio del tráfico de personas. De acuerdo con datos de la Patrulla Fronteriza, en marzo, ellos detuvieron, como promedio, a 5.400 personas cada día que ingresaron ilegalmente a Estados Unidos. La gran mayoría lo hizo a través del Sector El Paso.

Estos migrantes capturados reconocieron que pagaron a los coyotes, como mínimo, 2.000 dólares cada uno para cruzar el río Bravo. Mientras, los migrantes que llegaron desde Sudamérica pagaron hasta 20.000 dólares a los coyores.

Biden tiene una política sobre la migración diferente a la de Donald Trump, quien siempre fue muy estricto en este tema y tenia tolerancia cero hacia el negocio migrantes ilegales. El presidente estadounidense abrió la frontera, pero solo para aquellas personas que tenían un caso abierto dentro del Protocolo de Protección de Migrantes y que llevaban esperando en México un mínimo de dos años. No obstante, las redes de coyotes han aprovechado esta apertura.

¿Cómo funcionan las redes entre coyotes y el crimen organizado?

Las organizaciones criminales pululan en México, uno de los países más violentos de Latinoamérica. Estas organizaciones decidieron incluir, hace tiempo, a la migración indocumentada dentro de su “portafolio de negocios”. La actividad era muy rentable, pero para ello tuvieron que lidiar con los coyotes, que ya controlaban el negocio.

La inserción de los carteles dentro del negocio tuvo dos pasos. Algunas organizaciones criminales pactaron con los coyotes y los incorporaron, a la fuerza, a trabajar para ellos. Aquellos que se resistieron terminaron en una fosa común. La otra vía que siguieron los carteles fue encargarse ellos mismos del negocio, por completo. Tenían como ventaja que conocían rutas para entrar la droga a Estados Unidos. Esas mismas rutas comenzaron a utilizarlas para introducir a los migrantes en territorio estadounidense.

Los coyotes que llegan de Centroamérica, con su carga de migrantes, tienen que pagar una cuota a los carteles de Anapra y Valle de Juárez, para que los dejen cruzar. El negocio migrantes ilegales conlleva historias que terminan muy mal, porque no son pocos los migrantes que sufren secuestros o son asesinados.

El destino de los migrantes y el negocio migrantes ilegales

La desinformación deliberada de los coyotes hace que los migrantes, tras llegar a territorio estadounidense, decidan entregarse a la Patrulla Fronteriza, para solicitar asilo político. Ellos creen que con eso les permitirán mantenerse en el país. La realidad es diferente. Una vez capturados los devuelven a México, porque son considerados un riesgo de propagación de Covid-19. Así perdieron todo el dinero que pagaron a los coyotes.

Los coyotes tienen precios diferentes, de acuerdo con la nacionalidad de los migrantes.  A un colombiano le pueden exigir 11.000 dólares, mientras a un hondureño 6.500 y a una pareja de ecuatorianos más de 20.000 dólares. Mientras más complicado sea el cruce, a partir del reforzamiento en las fronteras, más dinero exigen.

En ocasiones, los miembros de la Patrulla Fronteriza tienen vínculos con los coyotes. Estos les pasan parte del dinero y, a cambio, los oficiales dejan entrar a los migrantes.

Las autoridades mexicanas aseguran que persiguen a los coyotes y el negocio migrantes ilegales, pero lo cierto es que, hasta el momento, en 2021, la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) apenas ha detenido a 8 coyotes en Ciudad Juárez.

40% de las víctimas de trata de personas en Panamá son universitarios, el 94% extranjeros

La directora de la Oficina Institucional contra la Trata de Personas, informó que el 40% de las víctimas de esa actividad delictiva son “estudiantes universitarios». Se han detectado que en la actualidad las víctimas no son personas ignorantes o que no han terminado su primaria o tienen secundaria incompleta, sino universitarios. Inclusive que han culminado todos sus estudios. Se detalló que entre las víctimas de este delito se han detectado: técnicos de enfermería, estudiantes de medicina, contabilidad y periodismo. Un 94% de las víctimas son extranjeros.

La directora de la Oficina Institucional sostuvo que los medios que utilizan los tratantes son “las redes sociales, presentan atractivas plazas de trabajo que son falsas. Buscan poblaciones más vulnerables y también amenazan con poner en riesgo a la vida de sus familiares”. Explicó que para el 2019 hubo una incidencia de 61 casos para identificación preliminar con las autoridades. Esto mientras que en el 2020 hubo una disminución de 11 casos y en lo que va del año se reportan 9 casos en total.

En un informe del Ministerio de Seguridad Pública de septiembre de 2020, reveló que la trata de personas representa el tercer negocio ilícito más lucrativo. Este después del tráfico de drogas y de armas; además de ser una de las actividades ilegales que más ganancias genera a las organizaciones criminales.

Panamá por ser un país de tránsito. Registra un considerable número de trata de personas y es Colombia el país con mayor incidencia seguido de Venezuela, Nicaragua y Costa Rica.