La proliferación de noticias y mentiras sobre Covid-19  es un problema y Facebbok y Twitter usan servicios de chequeo y censuran contenido

Las noticias y mentiras sobre Covid-19  es un problema que atormenta a los medios de comunicación, por su parte Facebbok y Twitter usan servicios de chequeo de la noticia y censuran lo que establecen como noticia falsa. Pero quien controla a los contralores y ¿cómo hace un periodista a establecer cual es la visión científica correcta?

Desde que apareció, hace ya más de un año, no ha pasado un día en el que no nos hayamos sentido abrumados por tanta información sobre la Covid-19. Si uno abre un medio online comprobará que el 90% de las noticias están relacionadas con el coronavirus. En Yo Reportero hemos decidido, desde el comienzo, no seguir esta tendencia. Por tanto, solo publicamos pocos contenidos sobre este tema. Entonces, ¿por qué este artículo? La respuesta es sencilla: no tiene que ver directamente con el coronavirus, sino sobre el poder que han adquirido las empresas de redes sociales para establecer, desde su perspectiva, qué es real y qué es “noticia falsa”.

En Yo Reportero analizamos este problema. No con una mirada científica, porque no nos compete, sino a nivel de ética periodística y de poderes auto otorgados por esas redes para censurar. En realidad, nadie les ha otorgado este poder.

‘Matan gente’ o ‘Salvan vidas’: Biden y Facebook chocan por desinformación sobre vacunas

El tono se elevó el viernes entre la Casa Blanca y Facebook por la difusión de información falsa sobre las vacunas contra el coronavirus. El presidente Joe Biden acusó a la red social de “matar gente”, y ésta respondió que estaba ayudando a “salvar vidas”. “Están matando gente”, dijo el mandatario sobre cuál era su mensaje a grupos como Facebook en relación a la circulación de información falsa sobre el virus.

El gobierno de Biden ha endurecido drásticamente su tono esta semana contra los grandes grupos tecnológicos. Pidiéndoles que luchen más contra la información falsa sobre las vacunas anticovid. La desinformación “cuesta vidas”, afirmó el director médico de Estados Unidos, Vivek Murthy.

“Los grupos tecnológicos han permitido que la desinformación contamine nuestro medio ambiente”, agregó. Esto al pedir actuar “rápida y consistentemente contra los mayores distribuidores” de información falsa. Son muchos los que se niegan a inocularse. Esto a pesar de la facilidad de disponibilidad de dosis en todo Estados Unidos, han dicho que no confían en las vacunas.

El escepticismo está siendo alimentado tanto por publicaciones falsas difundidas por activistas antivacunas en las redes sociales, como por políticos republicanos. Mismos que afirman que las vacunas son parte de los intentos de control del gobierno.

El grupo de Mark Zuckerberg, que ha contratado un ejército de verificadores de datos independientes, incluso de AFP. Esto para tratar de limpiar su contenido de información falsa, rechazó las afirmaciones de la Casa Blanca. “No nos distraerán las acusaciones que no estén respaldadas por hechos”, dijo a la AFP un portavoz de Facebook.

Ante dos visiones encontradas, ¿quién tiene la razón?

La proliferación de las noticias falsas (fake news, en inglés) es un problema que atormenta a los medios de comunicación tradicionales, a periodistas, a la comunidad científica y a los internautas. Sobre el coronavirus se escribe tanto que cualquiera puede perderse entra tantos volúmenes de información. Para resolver ese problema, las redes sociales y algunos medios han establecido alianzas con el “santo grial”: los proyectos de verificación de datos (fact-checking).

¿Qué es esto? Un proyecto de verificación de datos está formado por diferentes periodistas especializados. Por lo general son iniciativas sin fines de lucro, solo para “informar bien a la ciudadanía”. Este grupo de periodistas especializados se encargan de comprobar si las noticias que circulan en las redes sociales, las que publican los medios de comunicación o lo que dicen los políticos son ciertas o no. Para lograr esto buscan fuentes de información según ellos verídicas. A partir del análisis de los datos y hechos (de ahí el nombre), establecen cuál es la arista correcta de ese tema.

¿Tienen los periodistas capacidad para establecer cuál visión científica es la correcta?

En realidad, ¿tienen los periodistas potestad para establecer cuál de las visiones científicas tiene la razón? ¿En qué se basan? Siempre recordemos a Pitágoras, el primer filosofo en afirmar que la Tierra es redonda. La analogía no es forzada. En su momento lo quisieron quemar en la horca, porque la mayoría pensaba que la Tierra no era redonda. Estaban equivocados. ¿Por qué no pueden estar equivocados también ahora los científicos que crean pánico y los verificadores de datos?

Sobre los proyectos de verificación de datos existen muchísimas dudas. Dos de los más conocidos, en español, como Newtral y Maldita.es, tienen acuerdos económicos con Facebook para analizar las noticias publicadas. Twitter hace lo mismo. Aquellas que consideren que son “fake”, Facebook no las elimina, pero sí reduce su distribución entre los usuarios.

Pero, ¿cuentan con legitimidad estos proyectos de verificación de datos para determinar que otro medio de comunicación mintió? Y ¿quién controla al controlador?

El coronavirus, ¿un virus mortal o una fuerte gripe?

Un usuario colocó en nuestro grupo en Facebook una noticia sobre doctores argentinos de la organización “Médicos por la Verdad”. Estos profesionales afirmaban que la Covid-19 era como una gripe. Facebook decidió marcar esta publicación como “noticia falsa”. ¿Por qué?

Quizás  los verificadores de datos que determinaron que era “fake” trabajaron con diferentes publicaciones científicas. La mayoría de estas publicaciones dirán que no, que es un virus potencialmente mortal. Mientras, los científicos que alegan lo contrario quedarán silenciados porque la “mayoría” piensa lo contrario. Por tanto, los verificadores de datos dirán, categóricamente que no, que el coronavirus no es una gripecita y que los que así lo crean expanden “noticias falsas”.

Sucede igual con el tema de la protección que ofrece o no la nicotina ante el coronavirus. Algunas investigaciones muestran que la nicotina podría proteger a las personas de adquirir el coronavirus. Mientras, muchos otros estudios alegan lo contrario. Incluso, la OMS se pronunció sobre el tema y advirtió que el consumo de tabaco provocaba hasta ocho millones de muertes anuales. En este caso, ¿cómo un verificador de datos “demuestra” cuál de estas dos visiones es la correcta y cuál es fake? ¿Hace un conteo y si encuentra más estudios que defienden el no uso de la nicotina entonces establece que esa es la “visión predominante”?

Mascarillas, ¿sí o no?

Otro de los temas de noticias y mentiras sobre Covid-19 son las polémicos vinculadas con el  uso de la mascarilla. En Yo Reportero expusimos nuestra visión sobre esto. Retomamos las palabras del abogado Giovanni Caporaso, Secretario General de las Naciones Unidas no Representadas (UUN) quien aseguró que “muchos gobiernos, con la excusa de proteger a la población, están pisoteando derechos humanos fundamentales como la libre circulación y libertad de movimiento. Implementan medidas de control como aplicaciones obligatorias, vacunas obligatorias, mascarillas obligatorias, etc.”

En un contexto donde no existe consenso entre los expertos, desde YoReportero consideramos que los periodistas no están calificados para establecer cuál experto tiene la razón y cuál no. Como periodistas pensamos que, si un profesional titulado ofrece una opinión, no por esto debe ser considerado una “noticia falsa”. Cuando más dudosa. Muchas cosas han cambiado en la profesión, pero el rol del periodismo sigue siendo el mismo: mostrar todas las aristas de un hecho, para que el lector sea el que saque sus propias conclusiones.