El australiano Julian Assange podría pasar 175 años en prisión si fuera extraditado a Estados Unidos.

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, se enfrenta a un juicio en el Reino Unido, para determinar si puede o no ser deportado a Estados Unidos. ¿Por qué la Casa Blanca y el Pentágono están tan furiosos contra este activista, al que acusan de 18 cargos? Y, ¿de qué acusan a Julian Assange?

La Administración Trump quiere juzgar a este conocido activista por delitos de obtención, posesión y divulgación de informes secretos militares y diplomáticos. Si es encontrado culpable de los 18 cargos, su sentencia sería de 175 años de prisión.

El entierro en vida de Julian Assange

Julian Assange probablemente nunca sea extraditado a Estados Unidos; pero, en realidad, el activista está enterrado en vida. Después de una década sin saber lo que es un día normal, entre la Embajada en Ecuador y, luego, la prisión en Londres, Assange está desequilibrado mentalmente. Además, los grandes medios de comunicación han hecho hasta lo imposible para desacreditarlo. En esto han tenido éxito.

Una década atrás, Wikileaks mostró al mundo la impunidad con la que actuaba el Ejército de Estados Unidos en Irak y Afganistán. Las imágenes de disparos desde un helicóptero militar sobre civiles indefensos en Irak le dieron la vuelta al mundo. Además, Wikileaks filtró 700.000 correos de diplomáticos estadounidenses en los que se pudo ver la manera sucia en que actuaban las embajadas de ese país en todo el mundo.

Wikileaks compartió esta información con varios de los principales medios de comunicación en el mundo. Durante un tiempo hubo algunas publicaciones. Poco a poco el foco de atención pasó de lo verdaderamente importante, es decir, los hechos denunciados al denunciante, Assange. Los perseguidores han buscado otra forma para detener al periodista. ¿De qué acusan a Julian Assange?Inventaron un caso de conducta sexual inadecuada y violación, supuestamente cometido por Assange en Suecia. Desde 2010 el activista se vio acosado y con serio peligro de extradición hacia Estados Unidos. 

Ante esto, el gobierno del entonces presidente ecuatoriano, Rafael Correa, le concedió asilo político en la embajada de Ecuador, en Londres. Durante casi ocho años, Assange se mantuvo asilado en esa embajada. En ese período, sabemos ahora, todos sus movimientos fueron espiados. Una empresa de seguridad española, con el apoyo de funcionarios diplomáticos, logró grabar horas de vídeos y tuvo acceso a los datos de todas las personas que visitaron a Assange.

Los grandes medios no han apoyado Assange

Esa violación de la privacidad no importó mucho a los grandes medios. Si antes obviaron no pocas de las denuncias de Wikileaks, ahora sí publicaron que Assange no se aseaba todos los días y algunas de sus “prácticas sexuales”.

Tras la salida del poder de Correa y la llegada a la presidencia de Lenín Moreno, los días de asilado de Assange estaban contados. Moreno, un fiel aliado de Estados Unidos, pactó con Washington para sacar a Assange de la embajada. Con el permiso de Quito, el servicio de seguridad británico entró en la embajada y se llevó prisionero a Assange.

Los fiscales estadounidenses presionaron para lograr la extradición. Después de más de un año encarcelado, la jueza Vanessa Baraitser de la corte penal de Old Bailey, denegó la solicitud de Estados Unidos, porque existía un serio peligro de que Assange se suicidara. No obstante, horas después, esa misma jueza denegó la solicitud de libertad bajo fianza, por el supuesto riesgo de que el activista escapara a otro país.

Estados Unidos ha continuado presionado al Reino Unido para que extradite a Assange. Probablemente esto nunca suceda; pero poco importa ya. Julian Assange ha sido enterrado en vida. En las imágenes aparece como una persona desequilibrada, desconectada de la realidad. Misión cumplida, dirán muchos. La advertencia está clara para futuros alertadores: mira lo que les puede pasar.

México ofrece asilo político al periodista

Diez años han pasado desde que Julian Assage recibió acoso sistemático de parte de las autoridades de Estados Unidos. Esto debido a una supuesta filtración de más de 250mil cables diplomáticos que, principalmente están relacionados con las guerras en Afganistán e Irak. Cuando sucedió esto, Assage ya era un periodista condecorado por mostrar asesinatos extrajudiciales en Kenia. Los mexicanos se preguntan: ¿De qué acusan a Julian Assange?

Sin embargo, esto tomó relevancia cuando se filtró información de las operaciones militares estadounidenses a medios de todo el mundo. Desde entonces WikiLeaks pudo mostrarse como un referente internacional de la difusión de información clasificada que desnudaba prácticas poco éticas por parte de muchos gobiernos.

“Todos los gobiernos del mundo que hablan de la libertad como un derecho que hay que defender a toda costa le han dado la espalda tanto a Assange como a Snowden. Una total indiferencia e hipocresía que empieza por los EE.UU., que hace guerras en todo el mundo para exportar la libertad de la que carecen en su propio país”, declaró Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Julian Assange no recibió libertad bajo fianza de misma jueza que negó su extradición

Un tribunal de Londres, presidido por la jueza Vanessa Baraitser, negó la libertad bajo fianza a Julian Assange. El fundador de WikiLeaks tendrá que permanecer en prisión. La medida coercitiva permanecerá hasta que se conozca el resultado de la apelación del gobierno de Estados Unidos sobre su extradición.

Un día antes, la jueza Baraitser había denegado la solicitud estadounidense de extraditar a Assange, porque consideró que el activista podría suicidarse. 24 horas después, esta jueza aseveró que “existen razones sustanciales para creer que si el Sr. Assange es liberado hoy, no comparecería ante la corte para afrontar el proceso de apelación”.

La fiscal de Estados Unidos en el caso, Clair Dobbin, pidió a la Corte británica que no dudara de la capacidad de huida de Assange hacia otro país, como México. El presidente de ese país, Andrés Manuel López Obrador, ofreció asilo político a Assange.

El abogado defensor de Assange, Edward Fitzgerald, aclaró que Assange solo quiere estar con su familia y que estaría dispuesto a permanecer en arresto domiciliario al recibir la fianza. Muchos, todavía se preguntan ¿de qué acusan a Julian Assange?

WikiLeaks, voz líder en la era de los de la ley mordaza

El portal Wikileaks destapó, en 2010, las terribles imágenes en las que un fotógrafo y un conductor de la agencia Reuters morían tras ser atacados por helicópteros Apache, el 12 de julio de 2007. Como resultado, estas revelaciones convirtieron a Wikileaks en un enemigo público del Pentágono.

Assange recibió y publicó más de 700 000 informaciones secretas ofrecidas por el exanalista de seguridad Chelsea Manning quien había copiado estos amplios volúmenes de datos de computadores del Departamento de Defensa.

De acuerdo con el Departamento de Justicia, esta fue una de las “mayores filtraciones de información clasificada en la historia de Estados Unidos”. Según ellos, Assange ayudó a Manning a descifrar la contraseña con la que pudo entrar a computadores del Departamento de Defensa. Estas computadoras están conectadas a SIPRNet, una red del Pentágono donde se guardaban documentos secretos.

¿De qué acusan a Julian Assange? Su culpa es haber destapado crímenes de guerra.

La publicación de estas informaciones, según las autoridades estadounidenses, comprometió la seguridad del país y puso en peligro la vida de soldados y colaboradores del Ejército. Por su parte, Assange y Wikileaks defienden que sus filtraciones contribuyeron a revelar crímenes de guerra.  

Manning fue condenada, en 2013, a 35 años de prisión, pero en 2017 recibió el perdón presidencial de Barack Obama. No obstante, volvió a la cárcel, al negarse a declarar ante un Gran Jurado que continúa investigando a WikiLeaks.

Desde Estados Unidos trataron por todas las vías de obtener la extradición de Assange, así que también inventaron un cargo en su contra por violación de una mujer y abuso de otra, en Suecia. Ante el acoso, en 2012, el australiano obtuvo asilo político en la embajada de Ecuador, en Londres, gracias al apoyo del entonces presidente Rafael Correa.

Con la llegada de un nuevo gobierno a Quito, liderado por Lenín Moreno, cambió la situación de Assange. En 2019, Moreno pactó con el gobierno británico y entregó a Assange quien ahora corre riesgo de ser deportado.

Si Assange es extraditado va a ser juzgado en Estados Unidos por 18 cargos: uno por conspirar para recibir información de defensa nacional, siete por obtener esa información, nueve por revelar la información y otro  por conspirar para acceder a un computador.

Assange sostiene que actuó como periodista y que lo asiste el derecho a la libre expresión. Sus abogados han reconocido que los cargos en Estados Unidos constituyen un abuso de poder y que detrás hay claras motivaciones políticas.