Evo Morales acusado de terrorismo y sedición. El ex presidente de Bolivia, fue depuesto por un golpe de estado militar hace casi un año.

Morales tuvo que dimitir a la fuerza en medio de violentas manifestaciones organizadas por grupos opositores. Las fuerzas armadas de Bolivia le solicitaron, en octubre 2019, la renuncia con base en un informe de la Organización de los Estados Americanos que denunciaba supuestas irregularidades en las elecciones presidenciales del 20 de octubre de 2019. Acusan a Evo Morales, entre otras cosas, de terrorismo y sedición.

En seguida el nuevo gobierno liderado por Jeanine Áñez puso en marcha a la máquina de la ¨justicia¨ y a las acusaciones iniciales, de haber ganado las elecciones presidenciales con irregularidades, han sumado otras. La ultima acusación es haber embarazado en 2015 a una menor de 15 años. Pero, ¿de que acusan a Evo Morales?

Guido Melgar, viceministro de Transparencia que coordina para el Gobierno las investigaciones contra Morales, ha declarado: “La menor existe, la madre existe y la menor tiene como padre registrado a Juan Evo Morales Ayma”.

Evo Morales tiene el apoyo del pueblo

Otra acusación es de haber empezado una relación con Noemí M., de 19 años, su actual pareja y que lo acompaña en el exilio, cuando esta era menor de edad. Noemi ha declarado que su relación empezó este año, cuando ya era mayor de edad. A estas acusaciones el Ministerio Publico añadió denuncia por estupro, trata y tráfico de personas. Estas acusaciones se suman a las anteriores de terrorismo y sedición.

El presidente depuesto, se mantiene soltero y tiene dos hijos reconocidos de distintas madres. Sus relaciones amorosas ya suscitaron polémicas durante su mandato. En pasado también lo habían acusado de dejar embarazada a una mujer de 55 años. ¿Será este otro delito penado por la justicia de Bolivia?

Human Rights Watch denuncia persecución política contra Evo Morales

La ONG, Human Rights Watch (HRW) ha asegurado que el Gobierno interino de Bolivia, encabezado por la presidenta Jeanine Áñez, está utilizando al sistema judicial para perseguir al presidente Evo Morales y a las personas vinculadas con el exmandatario Evo.

El gobierno de facto ha fijado ahora elecciones presidenciales para el 18 de octubre, pero los líderes de la COB y el Pacto de Unidad, anunciaron que “continuarán los bloqueos”, aunque el presidente depuesto Evo Morales solicitó al pueblo de aceptar esta fecha para las elecciones presidenciales.

Inhabilitan al ex presidente para presentarse como candidato a senador

El Tribunal electoral de Bolivia ha negado también a Evo Morales, el derecho a postularse a la Cámara Alta por no tener residencia en Cochabamba sino en Argentina, donde se encuentra refugiado, aunque la ley boliviana exime de la residencia en casos especiales. Este dictamen fue validado por la Sala Constitucional Segunda de La Paz con dos votos a favor y uno en contra.

El presidente y leader cocalero Evo Morales ha declarado en un Twit: ¨Bajo amenazas y presiones de procesos, el tribunal tomó una decisión política ilegal e inconstitucional. La historia demuestra que podrán inhabilitar a Evo pero no podrán proscribir al pueblo.¨.

La defensa de Morales arguyó en su recurso que la residencia del político en Argentina es forzada y temporal, mientras que su lugar de residencia permanente es la región cocalera del Chapare, Cochabamba, por la que pretendía postularse al Senado. Con certeza, ¡esta novela político-judicial tendrá otras temporadas!

Jeanine Áñez renuncia a su candidatura electoral

La presidenta de facto Jeanine Añez renunció a su candidatura para las elecciones del 18 de octubre. En un mensaje publicado en su cuenta en Twitter, la mandataria aseguró que su paso al lado era para evitar una dispersión en los votos que favoreciera la victoria en los comicios del Movimiento al Socialismo (MAS).

Añez marchaba en la cuarta posición en las encuestas, junto a su compañero de fórmula, Samuel Doria Medina. Ahora ella ofreció su apoyo a Carlos Mesa quien parece el candidato con más opciones para superar a Luis Arce, del MAS, que marcha delante en las encuestas de intención de voto.