Biden y Trump tienen posiciones diferentes sobre cómo lidiar con Cuba y Venezuela. Joe Biden retornaría al deshielo con Cuba.

Falta solo un mes para las elecciones presidenciales más importantes de la historia en Estados Unidos, como las calificara Barack Obama. El presidente Donald Trump busca la reelección. Mientras, Joe Biden retornaría al deshielo con Cuba y quiere convertirse en el presidente de más edad en llegar a la Casa Blanca. Uno de los temas que divide al Republicano con el Demócrata es cómo lidiar con el “tema Cuba”. Mientras uno apuesta por retomar las negociaciones, el Presidente quiere ampliar todavía más las sanciones contra el país caribeño.

La Administración Trump ha apostado por una línea muy dura contra el Gobierno de Miguel Díaz-Canel. En poco más de dos años, la Casa Blanca echó para atrás todos los avances logrados con Barack Obama. Las restricciones han alcanzado todos los ámbitos. Trump activó el controversial capítulo III de la Ley Helms-Burton. A través de esta cláusula, los estadounidenses, entre ellos los cubanos nacionalizados, pueden demandar ante tribunales de Estados Unidos a las empresas extranjeras que se beneficien de propiedades confiscadas después del triunfo de la Revolución de 1959.

Además, Trump dejó inoperante la Embajada, por los supuestos “ataques sónicos”. No cumplió los acuerdos migratorios, vigentes desde 1994.  y canceló todo tipo de conversaciones entre las dos partes.

Joe Biden retornaría al deshielo con Cuba y Venezuela

La propuesta de Joe Biden es diferente. El veterano político, de 77 años, fue vicepresidente en los dos períodos de Obama. En varias ocasiones ha declarado que quiere volver al deshielo con La Habana. Consideró la aproximación de Trump a Cuba como un fracaso. “Mi plan es seguir una política que promueva los intereses y empodere al pueblo cubano para que determine libremente su propio resultado y futuro”, dijo. Luego agregó que Trump no había hecho nada para promover la democracia y los derechos humanos.”

En Miami, donde vive la mayor parte de los emigrados cubanos, las posiciones están muy divididas. Uno de los líderes del exilio, Ramón Saúl Sánchez, dijo que Biden “no va a encontrar de nuevo esa oportunidad” porque “el régimen” cubano no se arriesgará otra vez. “No creo que el régimen vaya a meter el pie en el mismo hueco al darle la bienvenida a un presidente de Estados Unido”, aclaró.

No obstante, otros en el sur de la Florida consideran que la línea dura contra La Habana no ha funcionado durante seis décadas. Las posiciones asumidas por Obama de acercamiento a los jóvenes emprendedores y de diálogos con el gobierno para promover cambios políticos fueron vistas con más esperanzas por un sector del exilio.

Contdown para Trump y el coronavirus no lo ayuda

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos no están decididas. El resultado de las encuestas muestra a Biden con ventaja, pero igual sucedió con Hillary Clinton, en 2016. Aquella vez, Trump terminó con una clara victoria.

El contagio de Trump y su esposa, Melania, con coronavirus podría provocar un giro en los electores. Si los Republicanos logran manejar bien la cuarentena en la que entró el presidente y generan más simpatía hacia el inquilino de la Casa Blanca, entonces es posible que las próximas encuestas muestran un empate. Por el contrario, si Biden y su equipo aciertan en sus mensajes,