La censura en Ucrania aplicada a partidos políticos y televisión por el presidente ucranio Zelenski rompe la imagen de “demócrata”

El gobierno de Volodímir Zelenski, aplica la censura en Ucrania. El mandatario suspendió la actividad de 11 partidos políticos que, supuestamente, mantenían vínculos con Rusia. Además, centralizó las noticias sobre la guerra en un solo canal informativo. Mientras Occidente castiga de todas las formas posibles a Moscú, Kiev aplica una ley mordaza extrema.

Ante tanto secretismo, cuando termine la guerra nadie sabe quién se quedará con los miles de millones de dólares en armas enviadas por la OTAN para apoyar al Ejército ucranio. Zelenski aplicó la ley marcial y se valió de ella para prohibir el funcionamiento de 11 partidos políticos. El “argumento” utilizado fue que estas organizaciones tenían relación con Moscú.

La proscripción de la oposición, así como un aumento de la rusofobia, son dos elementos de la estrategia que ha empleado el gobierno ucranio. Al mismo tiempo, Zelenski ha agitado al nacionalismo ucranio, que lleva años ganando terreno en el país. El ejemplo más claro es el Batallón Azov, conformado por neonazis.

Este nuevo capítulo de persecución política contra los partidos políticos es muy grave. Uno de los que quedó prohibido, llamado «Plataforma de oposición – por la vida», tenía un 10% de las bancas en el Parlamento ucranio.

¿Ucrania se está acercando o alejando de Europa?

Mientras, otros de los partidos señalados por Zelenski se oponían al ingreso de Ucrania a la OTAN y la Unión Europea. Además, entre los prohibidos ahora también hay partidos con posiciones de centroizquierda o izquierda.

Varios analistas coinciden en destacar que la prohibición de Zelenski, en realidad, busca terminar con toda la oposición. El mandatario no ha podido demostrar los vínculos de esas agrupaciones con Moscú. Sin embargo, solo con acusarlas es suficiente. La persecución contra todos los que cuestionan las políticas nacionalistas del gobierno de Zelenski nunca llega a los titulares de los medios occidentales.

No obstante, esos mismos medios tratan de construir la imagen de Zelenski como un “demócrata” y “pacifista”. La idea es contraponerlo con Vladimir Putin. Sin embargo, esa imagen mediática se desdibuja con las acciones seguidas por Zelenski.

Sin oposición política, ni medios de comunicación independientes, ¿quién puede controlar los miles de millones de dólares en armas que ha enviado Occidente? Cuando termine el conflicto, ¿a dónde irá a parar ese armamento?