Las redes sociales nos censuran y hoy es el quinto poder sin supervisión, con potestad para silenciar hasta un presidente de los EE.UU.

Twitter fue el primero a decidir de cancelar la cuenta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump nos demuestra como las redes sociales nos censuran. Esta decisión sin precedentes (antes nos tocaba solo a nosotros mortales) fue tomada también por Facebook, Instagram, Twitch y Snapchat. Silenciar al mandatario constituye una muestra de censura repudiable y absurda en pleno siglo XXI.

Última actualización 13 de enero de 2021

Que Trump sea a menudo desagradable y asevere cosas que no compartimos, no debe traernos en engaño y hacernos apoyar medidas de censura. Obviamente cuando este abuso pasa con uno de nosotros, solo podemos reclamar en nuestro grupo de amigos. La censura a Trump debe hacernos despertar y ver donde ha llegado este Quinto Poder.

Este tipo de determinaciones van en contra de la libertad de expresión. Apoyamos el hecho de que en las plataformas sociales se investigue cuando haya evidencias de un discurso racista o de incitación directa a la violencia; pero no debería ser que los directivos de estas empresas decidan cuándo censurar y cuándo no. Si un mensaje incitó a la violencia en el contexto en que se produjo tendría que ser decidido por un juez, no por un multimillonario en su oficina en Silicon Valley.

Censura en las redes sociales

Durante 11 años, Trump publicó más de 55.000 tuits en Twitter, donde era seguido por más de 89 millones de personas. Esta interacción del magnate de bienes raíces devenido presidente con la plataforma ayudó a mejorar los negocios de Twitter. Poco importó esto, ya que los supuestos llamados a la violencia de Trump “violaron” los términos de uso de Twitter.

Realmente que el presidente les pida a sus seguidores que se manifiesten en el Capitolio no significa que los está incitando a que entren en turba, con violencia, a ese lugar. Al revisar la historia encontramos que Estados Unidos ha incitado a este tipo de actos en varios países, como Venezuela. En estas situaciones, nada ha dicho Twitter.

Otros países europeos, como Alemania y Francia, ya existen leyes contra los mensajes de odio publicados en las redes sociales. En estas naciones, se le exige a las plataformas que retiren esos mensajes en un plazo de 24 horas. Son personas especializadas, incluso juristas los que hacen esta solicitud, no los ejecutivos de las empresas los que adoptan esas decisiones.

Twitter borra 70.000 cuentas vinculadas al movimiento pro-Trump Qanon

La red social mundialmente conocida como Twitter anunció este lunes 11 de enero haber suspendido “de manera permanente” cuentas vinculadas al movimiento pro-Trump QAnon. Twitter con esta medida busca evitar que estas cuentas usen la red social con fines violentos, luego del asalto de la semana pasada del Capitolio.

La conocida plataforma inició una purga que comenzó el viernes con el bloqueo definitivo de la cuenta del presidente Donald Trump. Quien fue acusado de alentar a sus seguidores a sabotear la certificación de la victoria demócrata de Joe Biden por parte del Congreso.

Twitter, A través de un comunicado expresó qué, “Desde el viernes más de 70.000 cuentas han sido suspendidas”. El número de cuentas bloqueadas no debe sorprender a nadie, ya que muchos individuos tenían más de una cuenta.

Twitter decide que se puede decir, quien conspira y quien no

“Estas cuentas compartían contenido nocivo asociado a QAnon de manera masiva y se dedicaban principalmente a la propagación de esta teoría de la conspiración”, también dijo Twitter en su comunicado oficial.

Gran número de plataformas digitales han tomado postura ante los aborrecibles hechos cometidos por los seguidores del multimillonario republicano. Hechos que desconcertaron al mismo país y al mundo entero por el irrespeto a la democracia estadounidense.

Luego de meses de falsas acusaciones sobre un supuesto robo de elecciones, Facebook y Twitter, decidieron suspender la cuenta oficial de Donald Trump. Para justificar su decisión, las dos redes sociales hicieron referencia a lo ocurrido en el Capitulo, esto para evitar desastres futuros.

Silenciar los que censuran

Yo Reportero condena la censura de Twitter que viola la libertad de expresión. Por protesta, con este Twitt cerramos nuestra cuenta.

La doble cara de Twitter: censura a un presidente y permitió contenido del Estado Islámico

Twitter le prohibió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, utilizar su cuenta. En esta plataforma, el díscolo magnate de bienes raíces era seguido por más de 70 millones de personas. El argumento utilizado por la empresa fue que el mandatario había incentivado, con sus tuits, a la violencia dentro de sus seguidores. Esta decisión ha sido muy polémica, sobre todo porque en otras ocasiones Twitter ha permitido que grupos terroristas, como el Estado Islámico, utilicen la plataforma para difundir su mensaje de odio.

Entre 2016 y 2017, el Estado Islámico controló entre 35.000 y 75.000 cuentas en Twitter. Los terroristas empleaban estas cuentas para socializar vídeos propagandistas de esa organización. Además, también trataban de reclutar a nuevos adeptos. Para realizar los vídeos, el Estado Islámico creó una amplia red de 36 casas productoras, distribuidas en diferentes países, como Irak, Egipto, Siria, Yemen y Libia, entre otros.

Diferentes estudios sobre los vídeos compartidos en Twitter por estos terroristas concluyeron que casi un 20% mostraba la ejecución de rehenes. Los vídeos circularon ampliamente por Twitter. Resulta llamativo que esta empresa demorara tanto en reaccionar frente a contenido abiertamente violento; mientras que, en solo horas, bloqueara por completo a un político ciertamente polémico, pero que debería tener la libertad de decir lo que considere pertinente.

Presidente de México Andrés Manuel López Obrador critica censura de redes sociales

No puede ser que una empresa particular se erija en la institución mundial, por sus alcances, de la censura, como la Santa Inquisición de nuestros tiempos”, criticó el mandatario mexicano.

Las cuentas de los líderes de las disidencias de las extintas FARC han sido suspendidas por Twitter

El pasado viernes 13, las cuentas de los disidentes armados de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han sido suspendidas por Twitter. Siendo los “afectados”, Seuxis Paucías Hernández Solarte, conocido como ‘Jesús Santrich’ y Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’.

Desde este viernes 13, no puede accederse a las cuentas de Twitter @JSantrich_FARC y @IvanMarquezFARC, esto a raíz del incumplimiento de las reglas de Twitter. La cuenta de las FARC que llevaba por nombre @SMarquetalia, también fue suspendida por la red social.

Sin embargo, la plataforma digital no ha emitido declaraciones oficiales respecto a esta suspensión de cuentas. La compañía ha ofrecido declaraciones donde ha expresado que esta decisión fue tomada porque no toleran a “las organizaciones terroristas o los grupos extremistas violentos”.

Esta suspensión pudo darse con el aval de la policía de Colombia

Según Twitter por medio de estas cuentas “promueven sus actividades ilícitas” y se está evitando que las personas se afilien a estos grupos violentos. La suspensión de las cuentas pudo darse tras la petición a las plataformas digitales. Petición impulsada por el director de la Policía Nacional de Colombia, el general Jorge Vargas.

Según las palabras del general Vargas: “Ellos suelen utilizar diversas cuentas para colgar videos y en cada uno de ellos enviamos solicitudes para que sean bloqueadas”. ¿Será que envían mensajes sobre las masacres perpetradas por ejercito y paramilitares de lideres sociales?

La petición rápidamente fue atendida por parte de Twitter, Facebook y YouTube, dejando sin canales de comunicación a los disidentes armados de las extintas FARC.

Visita nuestra página de FaceBook

Visita nuestra página de FaceBook

Abuso de poder continuado

La censura contra Trump es el caso más reciente de abuso de poder de las redes sociales más utilizadas en el mundo. Pero antes de que el díscolo mandatario quedara sin poder tuitear más, tanto Twitter como Facebook habían censurado a decenas de miles de personas, solo por tener un pensamiento opuesto al de las “políticas de uso” de esas empresa, es decir, a la línea de pensamiento de sus directivos.

Un ejemplo fehaciente es el tema del coronavirus. Las redes sociales nos censuran y han tratado de silenciar a todos aquellos que publican mensajes criticando las políticas para combatir al Covid. Todos los que publican sus dudas sobre la efectividad o necesidad de las vacunas contra la Covid-19  encuentran que sus mensajes han sido borrados. Sucede igual con los que, haciendo uso a su derecho de libre expresión, expresan el daño que causan las mascarillas.

La censura también llega a las empresas, incluidas  las de los medios de comunicación. Por ejemplo, BBC prohibió a sus periodistas expresar cualquier tipo de opinión política en las redes sociales digitales. Los directivos de esta empresa británica controlan todo lo que publican sus trabajadores para, dicen, evitar opiniones “tendenciosas” o debates que pongan en tela de juicio la “imparcialidad” de BBC. Parece que no se dan cuenta que, al coartar la libertad de expresión de los periodistas, les restan credibilidad.

Asaltantes del Capitolio sufren despidos luego de ser identificados en las redes sociales

Una enorme cantidad de los partidarios de Doland Trump que participaron en el asalto al Capitolio de Estados Unidos, han sufrido graves consecuencias. El hecho ocurrido el pasado miércoles dejó un saldo de dos fallecidos, desatando una ola de indignación en las redes sociales. Lo que causó la identificación de algunas personas y en consecuencia, el despido por parte de sus empleadores.

Tal fue el caso de un empleado de Navistar Direct Marketing. Este sujeto fue capturado por las cámaras caminando por la sede del congreso de Estados Unidos, mientras su identificación corporativa colgaba de su cuello. Sin revelar el nombre del trabajador, la empresa explicó su decisión señalando que no puede ofrecer empleo a personas que “demuestren una conducta que pone en peligro la salud y la seguridad de otros”.

De igual manera, la compañía Congensia encargada del análisis de datos radicada en un suburbio de Chicago, rompió vínculos con su director ejecutivo, Bradley Rukstales. El empleado fue arrestado por ingresar al Capitolio sin autorización alguna.

Otro organismo que realizó acciones similares fue el departamento de bomberos de una localidad cercada de Orlando, Florida. Este organismo realizó una investigación contra un empleado, el bombero Andy Williams, quien laboraba en la ciudad de Stanford. Andy fue puesto bajo licencia administrativa remunerada mientras se esclarece su participación en los hechos que acontecieron. Y así otra gran cantidad de personas que se han visto afectadas en su vida diaria.

El Quinto Poder no tiene supervisión

Durante más de 300 años la tripartición de poderes (legislativo, judicial y ejecutivo) ha sido  parte central de la concepción de la democracia representantiva. El célebre filósofo francés Montesquieu fue el primero que defendió la necesidad de una separación de poderes, para que cada uno controlara, vigilara y detuviera, si fuera necesario, a los otros dos. La idea era evitar que alguno predominara sobre los demás.

Luego, ante el auge de los medios de comunicación, no pocos teóricos alegaron que estas empresas mediáticas podían considerarse el cuarto poder. Incluso, después del escándalo de Watergate, en el que las investigaciones de dos periodistas en The Washington Post terminaron con la presidencia de Richard Nixson, muchos reafirmaron la tesis sobre el poder real de las empresas mediáticas.

Ese poder, a día de hoy, no ha desaparecido, pero lo cierto es que con el boom de las redes sociales digitales y el impacto que están teniendo en las sociedades contemporáneas muchos consideran que ya es posible hablar de un “quinto poder”: el de estas plataformas.

Síguenos, descarga nuestra APP y mantente informado

Síguenos, descarga nuestra APP y mantente informado

Nuevas redes sociales, ¿el mismo problema?

Poco después de conocer que Twitter lo había vetado para siempre de esa plataforma, Trump aseguró, en un comunicado, que no lo silenciarían. Su idea, aseguró, era crear su propia plataforma, en la que pudiera publicar sus mensajes sin filtros ni censura. Si se lo propone, esa nueva plataforma podría captar la atención de millones.

Las redes sociales digitales tradicionales están sufriendo un éxodo de la audiencia. Si nos guiamos por sus reportes, para los inversores, puede parecer que aumenta el número de personas que interactúan en estas plataformas. No es cierto. Nos queda claro que muchos de esos datos están inflados para convencer a otros sobre supuestos crecimientos.

La realidad es que, ante tanta censura, muchas personas deciden abandonar estas plataformas y buscar otras alternativas que han ido surgiendo, en la misma medida en que decrece la credibilidad de  Facebook, Twitter e Instagram.

Y Amazon censura a Parler eliminándola de su plataforma

La red social Parler, la cual es bastante popular entre los simpatizantes de Doland Trump, fue dada de baja. Una serie acusaciones de haber permitido la publicación de contenido que alimenta el odio recayeron en esta plataforma. Lo que generó un fuerte encuentro de ideas y quejas por parte de usuarios de la misma.

Aunque, Parler no se ha quedado de brazos cruzados. La popular red social entre conservadores estadounidenses, ha demandado este lunes a Amazon. En la denuncia se alega la violación de leyes antimonopolio e incumplimiento de contrato. La denuncia fue presentada ante el tribunal del Distrito Oeste de Washington.

Parler realiza importante denuncia a Amazon tras eliminar su plataforma por “motivos políticos”

La demanda solicita a la entidad jurídica una orden de restricción temporal contra Amazon. Además, califica la suspensión de sus servicios por parte de Amazon Web Services (AWS) como un “golpe mortal”. “La decisión de AWS de rescindir efectivamente la cuenta de Parler está aparentemente motivada por motivos políticos” reza la querella. También se señaló que la medida afecta la competencia en el mercado de servicios de microblogging en beneficio de Twitter. Mientras, por otro lado, también se afirma que la empresa de Jeff Bezos incumplió el contrato, al no haber avisado sus planes de rescisión con 30 días de anticipación.

Parler fue lanzada en 2018 y funciona de manera similar a Twitter, con perfiles que los usuarios pueden seguir y ‘parleys’ en lugar de tuits. Una modalidad que está dominada por el gigante Twitter.

El poder de silenciar o dar voz a las personas

Uno de los que aboga por una nueva red social es Elon Musk, CEO de Tesla, considerado el hombre más rico del mundo. Musk ha pedido a sus millones de seguidores que dejen de utilizar WhatsApp, sobre todo porque esta plataforma, que pertenece a Facebook, obligará a sus usuarios a integrar información con su perfil en Facebook.

De esta forma será todavía mayor el control que ejerza la empresa con sede en Mountain View sobre la información de sus usuarios. Musk ha pedido que comiencen a utilizar la red de mensajería Signal, que dice que es mucho más privada.

Las redes sociales son, a día de hoy, un espacio en el que se construye la opinión pública. En esas plataformas los ciudadanos deberían tener derecho a ejercer su libertad de expresión. El propio Tribunal Supremo de Estados Unidos reconoce a las redes sociales como “el mecanismo más poderoso del que disponen los ciudadanos para hacer oír sus voces”.

Las redes nos espían y parece que no podemos vivir sin ellas

Nadie debería tener la potestad de silenciar una voz, porque esta no se parezca a la suya. Está bien limitar la propagación de noticias falsas, los discursos de odio, la violencia; pero todos deberíamos protestar cuando los directivos deciden unilateralmente acallar a una persona. Aunque esa persona sea Donald Trump.

El tema de la censura, de la cual muchos hemos sido victimas, es solo la punta del iceberg en estas plataformas que nos ayudan a comunicar. Pero es necesario también hay tener en cuenta que son verdaderas centrales de espionaje utilizadas a pagamento por gobiernos y grandes multinacionales. Las redes sociales nos espían y  almacenan todos nuestros datos y preferencias. Para venderlos al mejor postor, influenciarnos y controlarnos.

Que las redes sociales nos censuran es grave, pero no es todo. Hay que intentar hacer un uso limitado de las plataformas sociales y no proporcionar mucha información privada. Recuérdate que cuando vas a solicitar trabajo o quieres entablar una relación comercial el sistema más fácil para investigarte  son las redes sociales.

Tu ¿qué opinas? Deja una respuesta y tu opinión.