El valor del Bitcoin ha tenido un impresionante incremento en un breve período de tiempo, te explicamos cuales son las razones principales.

La criptomoneda más utilizada en el mundo se ha disparado, el valor del Bitcoin creció sin aparentes razones. Pero, si las hay.

Demoró más de una década para alcanzar una cotización de 20.000 dólares estadounidenses. Sin embargo, en poco más de tres semanas aumentó otros 20.000 dólares y la tendencia sigue al alza. ¿Cómo entender este boom? ¿Será una burbuja que terminará por explotar?

En 2017 el Bitcoin vivió su primer gran momento de auge. Tan rápido fue su ascenso como vertiginosa su caída. De 17.000 dólares pasó a 4.000 en muy poco tiempo. La explosión de esa burbuja provocó que muchos perdieran no poco dinero. La situación, a comienzos de 2021, no se parece en nada a la de cuatro años atrás. La mayoría de los expertos considera, a día de hoy, muy improbable que se repita la misma caída. Para justificar su postura ofrecen tres argumentos contundentes.

Las grandes empresas son las impulsoras de este boom

Si en 2017 fueron los pequeños inversores los que impulsaron el alza del valor del Bitcoin, ahora han sido las grandes empresas del mercado las que han dado el empujón a esta criptomoneda. Todo comenzó en agosto, cuando MicroStrategy compró 425 millones de dólares de bitcoins. Este movimiento incidió en que otras empresas prestaran todavía más atención y vieran al Bitcoin como una reserva viable.

Luego llegó el turno a Square que adquirió 50 millones de dólares en bitcoins. No obstante, el impulso definitivo lo dio PayPal. Cuando la compañía estadounidense, tan reacia durante mucho tiempo a todo lo que tuviera que ver con criptomonedas, anunció, el 21 de octubre del año pasado, que permitiría a sus millones de usuarios adquirir, vender y guardar bitcoins para todos quedó claro que la apuesta por este criptoactivo era en grande y muy seria.

Bitcoin, un resguardo ante la creciente inflación

El boom de los precios hizo que los inversores institucionales comenzaran a transferir efectivo a la criptomoneda. En pocos meses estos inversores han colocado miles de millones de dólares en este mercado. Varios expertos consideran que este interés institucional ha sido otra clave importante para comprender el sorprendente ascenso del Bitcoin.

Uno de los mayores temores del mundo de las finanzas es el de la inflación. En tiempos de pandemia, los Bancos Centrales de muchos países han optado por el camino fácil, es decir, imprimir más billetes y otorgar enormes estímulos fiscales para así, supuestamente, disminuir el daño económico. En realidad, lo que están haciendo es disparando la inflación.

Bitcoin, un activo con mayor legitimidad

Ante esto, el Bitcoin ha emergido como un método de protección anti-inflacionario. No pocos incluso lo consideran una alternativa al oro. El número de bitcoins que puede minarse está determinado hace mucho tiempo: solo 21 millones. Ningún Banco Central puede amanecer un día y decir “hoy imprimiré más bitcoins”. No funciona así con las criptomonedas.

El interés de las grandes empresas y su uso cada vez más extendido en el mundo han contribuido a que el Bitcoin—y otras criptomonedas—sean más conocidas entre las personas. Por tanto, son consideradas como un medio legítimo no solo de pago sino también de inversión. Atrás han quedado los tiempos en que el Bitcoin era asociado con negocios poco limpios en la web profunda. Ahora lo vemos en las tiendas online, anuncios publicitarios y hasta en los bancos. Estas instituciones han aplicado, finalmente, una vieja máxima: si no puedes derrotar a tu enemigo, únete a él.