Estudio publicado en la prestigiosa revista Natura Communications mostró los beneficios de los ácidos grasos Omega-3 en la sangre

Los análisis realizados por varios científicos internacionales indicaron que, en dos personas con iguales condiciones de salud, la que alcanzaba mayores índices de Omega-3 tenía menores posibilidades de fallecer prematuramente.

Los ácidos grasos Omega-3 se consideran importantes componentes de las membranas que rodean las células en el organismo. Estos ácidos se encuentran, sobre todo, en alimentos como el pescado y la linaza. Además, también pueden ingerirse en suplementos como el aceite de pescado.

Durante mucho tiempo, diversas investigaciones habían demostrado cómo el consumo de Omega-3 resultaba beneficioso para el cerebro, los ojos, las articulaciones y el corazón. Sin embargo, hasta ahora no se habían demostrado sus efectos en la vida útil de las personas.

Con ácidos grasos en la sangre hay entre un 9 % y un 13 % menos riesgo de muerte prematura

La investigación estuvo a cargo de especialistas del Consorcio de Investigación de Ácidos Grasos y Resultados (FORCE). Ellos procesaron datos de poco más de 42.400 personas, de diferentes partes del mundo, durante 16 años. En ese plazo de tiempo, 15.720 de las personas de la muestra fallecieron.

Los resultados fueron muy interesantes. Las personas que mostraron niveles altos de diferentes ácidos grados Omega-3 como el ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) tuvieron entre un 9 % y un 13 % menos riesgo de muerte prematura que las personas con niveles bajos de EPA y DHA.

La explicación de estas cifras, según los científicos, está dada porque el Omega-3 mejora la fluidez de la sangre, a partir de que produce efectos antiplaquetarios y antihipertensivos. Además, tiene efectos positivos en los adipocitos y el endotelio.

“Dado que todos estos análisis se ajustaron estadísticamente para múltiples factores personales y médicos (edad, sexo, peso, tabaquismo, diabetes, presión arterial, etc., además de los niveles de ácidos grasos omega-6 en sangre), creemos que estos son los datos más sólidos publicados hasta la fecha que respaldan la opinión de que, a largo plazo, tener niveles más altos de omega-3 en sangre puede ayudar a mantener una mejor salud general”, aseveró Bill Harris, autor principal de la investigación.