La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) informó que «el paro nacional sigue», continúa

«Queda en sus manos, señor presidente de la República, resolver los 10 puntos» que han impulsado las manifestaciones de indígenas de Ecuador, dijo el presidente de la Conaie, Leonidas Iza. Esto al ratificar la continuidad de las movilizaciones sociales.

Aunque las manifestaciones continúan en varias provincias del país, principalmente con bloqueos de vías y algunas marchas. A partir de este lunes, descontentos de otras entidades prevén ingresar a Quito y unirse a quienes se han movilizado en la capital.

Algunos manifestantes arribaron el domingo a la parroquia Cutuglagua, al sur de Quito, donde se concentraron, para luego marchar hacia el centro de la urbe.

Asimismo, este lunes partió un grupo de la Guardia Indígena de la Amazonía hacia la capital ecuatoriana para sumarse a las manifestaciones en la ciudad.

«Aquí nosotros no entramos a hacer vandalismo», dijo Iza en un mensaje dirigido a las autoridades de Quito. Reprochó que la estrategia de las autoridades, para deslegitimar la protesta, haya sido instalar «miedo» en los habitantes de la capital.

Protestas provocan grave conmoción interna

El pasado viernes, el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, declaró el estado de excepción «por grave conmoción interna». Esto en tres provincias del país: Pichincha (cuya capital es Quito), Imbabura y Cotopaxi. La medida tendrá una vigencia de 30 días.

La decisión del Ejecutivo incluye la declaratoria del Distrito Metropolitano de Quito como Zona de Seguridad. En el cual se estableció un toque de queda, que rige desde las 10:00 de la noche a las 05:00 de la mañana del siguiente día.

En las tres provincias se suspendió el derecho a la libertad de asociación y reunión. «Consiste en limitar la conformación de aglomeraciones en espacios públicos durante las 24 horas del día. Esto con el objetivo de impedir que se atente contra los derechos del resto de ciudadanos».

El establecimiento de esa suspensión no ha impedido que grupos de ciudadanos hayan salido a manifestarse en las calles. Tanto el sábado como el domingo hubo manifestaciones antigubernamentales al sur de Quito. Pero también hubo una concentración, incluso apoyada por funcionarios del Gobierno, que fue denominada ‘Marcha por la paz’. Esto en el centro norte de la capital, en pleno estado de excepción.