El Vaticano afronta otro escándalo financiero, por malversación de fondos, en el que está involucrado uno de los cardenales con mayor poder en la Santa Sede.

Giovanni Angelo Becciu, uno de los más poderosos cardenales, se vio obligado a renunciar al alto puesto que ocupaba en la Santa Sede. El clérigo italiano quedó involucrado en un escándalo financiero en el Vaticano, destapado tras una investigación de la revista italiana L’Espresso.

Las acusaciones contra el italiano Becciu son por malversación de fondos. Supuestamente utilizó dinero del Vaticano para favorecer los negocios de dos de sus hermanos. El cardenal ha negado cualquier mal proceder en su gestión, aunque sí reconoció que transfirió 100 000 euros a la organización Caritas, en Cerdeña. Esta organización tiene relaciones con una de las empresas de su hermano.

El Cardenal Becciu entregó dinero a su hermano para mejoras en la Embajada de Cuba

Además, Becciu también admitió que entregó dinero a una empresa de otro hermano, para que este se encargara de obras de reconstrucción en las embajadas del Vaticano en Cuba y Angola. El cardenal afirmó que la Santa Sede aprobó dicho pago.

El nombre de Becciu también ha aparecido en otro escándalo financiero, vinculado con inversiones del Vaticano en una empresa inmobiliaria en Londres. Las investigaciones todavía continúan y buscan demostrar que hubo un montaje financiero de 200 millones de euros para comprar un inmueble en el barrio de Chelsea, en la capital británica.

Becciu mantenía altos cargos en el Vaticano y era delegado del Papa en el SMOM

De 72 años, Becciu era el prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, la oficina que supervisaba las canonizaciones de los santos. Además, entre 2011 y 2018, fue el sustituto en la Secretaría del Estado, un puesto equivalente al ministerio del Interior.

También, el cardenal Becciu era el delegado especial de Papa Francisco el poderoso SMOM, el Soberano Orden de los Caballeros de Malta.

El Vaticano emitió un comunicado en el que reconoció que el Papa Francisco aceptó la renuncia del cardenal. Antes de este comunicado, ambos sostuvieron un encuentro, en el que, según Becciu, el Papa le dijo que ya no confiaba en él. No obstante, el cardenal aseveró que él estaba dispuesto a dar la vida por el Sumo Pontífice y que demostrará su inocencia.

Este escándalo financiero en el Vaticano es una historia que se repite

Con la dimisión, Becciu seguirá siendo cardenal; pero perdió los derechos vinculados a esta función. Entre esos derechos estaba el de participar en el cónclave para elegir a un nuevo Papa.

Los escándalos financieros han sido habituales en la última década en el Vaticano. En 2013, el Papa Francisco formó un comité de expertos con el objetivo de que elaborara propuestas para reformar económica y administrativamente la Santa Sede. Por lo visto ahora con Becciu, las transformaciones no han dado el resultado esperado. ¿Será el comienzo de una guerra interna al Vaticano?